Embarazo Parto

¿Estaré de parto? los síntomas que pueden crear confusión y el falso parto

En las semanas previas al parto tu cuerpo y bebé se van preparando al gran momento.

Por eso a medida que se acerca el final del embarazo podrás sentir algunos síntomas que se podrían confundir con señales de parto inminente.

p

Algunas de las señales que se pueden notan durante estas semanas de “preparación al parto” son:

  • Encajamiento (descenso) del bebé
  • Disminución progresiva de los movimientos del niño
  • Contracciones breves e irregulares (Contracciones de Braxton Hicks)
  • Dilatación del cuello del útero

Conocer porque se producen estos síntomas y saber cómo distinguirlos de lo que sentirás cuando realmente empiece el trabajo de parto  te ayudará a mantenerte tranquila esperando que llegue el verdadero parto. De todas formas es importante recordar que cada parto es único así que si notas molestias graves y te preocupan, es mejor consultar a tu obstetra o al médico.

Vamos entonces a ver las características y el significado fisiológico de estas señales que confunden.

1.ENCAJAMIENTO DEL BEBÉ

Unas semanas antes del parto el bebé se irá posicionado en la cavidad del hueso pélvico. Este proceso conocido como encajamiento hace que el bebé baje. A parte del cambio de la forma de la barriga notarás más peso en la pelvis mientras que respiraras mejor porque la bajada del bebé dejará a la caja torácica más espacio para expandirse.

2.DISMINUCIÓN DE LOS MOVIMIENTOS DEL NIÑO

A medida que se acerca el momento del parto el bebé sigue creciendo y tiene menos espacio para moverse en el vientre materno. Por eso y debido a su encajamiento notarás una progresiva disminución de los movimientos del niño.  Sus movimientos se irán haciendo menos frecuentes durante el embarazo desde 30-39 movimientos por hora a la semana 30, hasta llegar a 18-27 movimientos por hora al final del embarazo. El número de los movimientos del bebé se determinan contando los movimientos que percibes durante una hora. Para que el número sea más fiable y poder así evaluar cambios en los días es mejor contarlos siempre a la misma hora. En el caso percibas pocos o ningún movimientos es mejor consultar al médico o a tu obstetra para averiguar el estado de salud del bebé.

3.CONTRACCIONES BREVES E IRREGULARES

Entre todos los síntomas esto es seguramente lo que más confusión genera en las embarazadas. Desde la mitad de tu embarazo puede que hayas tenido pequeñas contracciones llamadas contracciones de Braxton Hicks. Hacía el final del embarazo estas contracciones, llamadas también contracciones prodrómicas, se hacen más presentes. Muchas mujeres interpretan esta señal como comienzo del trabajo de parto y por eso se las conoce como “falso parto” o falsas contracciones. Las contracciones prodrómicas sirven para preparar el útero y el cuello del útero para el parto. Son breves, poco dolorosas, irregulares y generalmente desaparecen al cambiar de posición o actividad.   Por contra, las contracciones del verdadero trabajo de parto pueden empezar a intervalos de tiempo irregulares, pero irán aumentando de intensidad, frecuencia y duración. Además las contracciones del verdadero parto producirán un borrado progresivo (adelgazamiento) y una dilatación del cuello del útero para permitir el paso del bebé hasta el exterior.

4.DILATACIÓN DEL CUELLO DEL ÚTERO

Aunque el cuello del útero también se va modificando durante las semanas previas al parto, sus cambios más evidentes se producirán durante el trabajo de parto cuando, por efecto de las contracciones, se borrará o afinará y llegará a una dilatación completa (aproximadamente 10 centímetros). Antes del parto, el cuello uterino se puede dilatar ya hasta 3 centímetros. La apertura hasta 5 centímetros es la que más tiempo requiere, mientras que a partir de este diametro el proceso se acelerará hasta llegar rápidamente a los 10 centímetros para permitir la salida del bebé. Será tu médico el que irá midiendo y evaluando tu dilatación mediante tactos vaginales.

Cuando llegue el momento de dar a luz, los síntomas más comunes y que sin duda alguna indican el comienzo del trabajo de parto serán las contracciones progresivamente más intensas y dolorosas, hasta alcanzar una frecuencia de cada 5 minutos, y la rotura de aguas. El consejo es que en la espera del gran momento descanses y te mantengas tranquila.  En el artículo Síntomas del parto que se avecina podrás leer más sobre las señales reales del parto.


Comentarios