Embarazo Semanas de embarazo

Semana 26 de embarazo

En la semana 26 de embarazo es normal sufrir trastornos digestivos y respiratorios que a veces pueden ser bastante incómodos. Mientras tanto, tu bebé ha adquirido el sentido del equilibrio y es capaz de distinguir una amplia variedad de sonidos.




Peso y medidas en la semana 26

Mes 6° mes
Edad del feto de 25+0 a 25+6
Longitud del feto (*) 34,6 cm
Peso del feto (*) 778 gramos
Aumento de peso (**) +8,5 kg

¿De cuántos meses son las 10 semanas de embarazo?

En la semana 26 te encuentras en la segunda mitad del sexto mes de embarazo.

Cómo cambia tu cuerpo

Órganos bajo presión

La parte inferior del útero se encuentra a unos 6 centímetros por encima del ombligo y sigue aumentando su tamaño, aumentando la presión sobre los órganos que lo rodean. Esto podría causar o acentuar la acidez estomacal, el estreñimiento y la hinchazón intestinal.

También es probable que empieces a sentir dolor en la espalda, el área pélvica o las costillas. Para aliviarlos, intenta ir cambiando de posición a menudo o caminar un poco.

¿Síntomas vergonzosos? ¡Es normal!

¿Aire en el estómago, flatulencias y ronquidos nocturnos? Aunque la idea no te suene muy bien, para algunas futuras mamás el embarazo también es esto. Como siempre, la “culpa” es sobre todo de las hormonas, que ralentizan la digestión y aumentan el flujo de sangre a las mucosas de la nariz, congestionándolas más.

Si experimentas estos síntomas, mantente activa y evita comidas demasiado abundantes. Por la noche, limita el consumo de azúcares, que promueven la formación de gases intestinales y durante la digestión pueden aumentar la tasa de respiración celular. Un consejo: para reducir la congestión nasal, puedes poner un humidificador en el dormitorio.

settimana-26-27-28-completa

Cómo crece el niño

Mide unos 35 centímetros de largo, es del tamaño de un coco, y pesa unos 780 gramos.

Llega el equilibrio

Los ojos están casi listos para abrirse y tu pequeño es capaz de distinguir la luz de la oscuridad. El oído es cada vez más sensible, gracias a la formación de tres huesecillos fundamentales para la amplificación de los sonidos: el estribo, el yunque y el martillo. Además, a nivel del oído interno, el sistema vestibular del que depende el sentido del equilibrio, ha madurado. Esto significa que tu bebé ya es capaz de distinguir una gran variedad de sonidos y de percibir su posición dentro de la barriga, cambiándola según tus movimientos.

Cuidado con los ruidos fuertes

Incluso si el útero es un lugar «tranquilo», tu bebé no conoce el silencio. Durante los nueve meses de embarazo, de hecho, vive rodeado de una sinfonía de sonidos y ruidos que produce tu cuerpo, como los latidos de tu corazón o las funciones de los órganos digestivos. Ahora que su oído está tan desarrollado, es capaz de distinguir perfectamente tu voz y los sonidos externos, y cuando escucha un ruido fuerte y repentino, se sacude en el vientre: es el llamado reflejo de mueca.

¡Esucha su hipo!

Desde hace un tiempo tu bebé se está entrenando para respirar a través del mecanismo del hipo durante algún tiempo. Sin embargo, lo nuevo de esta semana es que finalmente podrás escucharlo. Lo reconocerás de inmediato, porque a diferencia de todos los demás tipos de movimiento, tiene una cadencia rítmica y una duración de unos pocos minutos.

Sabes que…

Aunque te parezca extraño, muchos bebés se calman o incluso se quedan dormidos con el sonido del secador o de la lavadora. El motivo es que este ruido continuo y monótono (que toma el nombre de ruido blanco) es muy similar al que los bebés escuchan durante nueve meses dentro del útero.

Para papá

Durante la noche, es posible que tu pareja se despierte a menudo para ir al baño o porque no puede encontrar una posición cómoda para dormir, e incluso puede haber comenzado a roncar. Si esto perturba tu sueño, intenta ser paciente y considéralo como un entrenamiento para cuando nazca el bebé.

Controles y exámenes a realizar

Clicka aquí para ver los análisis a realizar entre las semanas 24 y 27 de embarazo

Consejos para la 26 semana de embarazo

  • El cerebro de tu bebé está pasando por una fase de desarrollo muy intenso. Sigue una dieta equilibrada, que incluya una ración de pescado al menos dos o tres veces por semana, para asegurar un correcto aporte de omega 3. Por el mismo motivo, en el caso de una dieta vegana o vegetariana, introduce una cantidad adecuada de semillas de lino y cáñamo, nueces y soja.
  • Para mantener a raya el malestar digestivo y la acidez estomacal, prueba las infusiones a base de semillas de hinojo, cardamomo, comino y anís estrellado, y también un poco de bicarbonato de sodio. 
  • Contra el estreñimiento, acuérdate de beber agua a menudo y de consumir mucha fibra. En caso de tener flatulencias, limita el consumo de legumbres y de algunas verduras como el brócoli o la coliflor.