Embarazo Semanas de embarazo

Semana 15 de embarazo

En la 15 semana de embarazo, el bebé se desarrolla rápidamente y ya pesa casi 100 gramos. A partir de este momento, es aconsejable empezar a asistir a un curso de gimnasia suave para prevenir los problemas de espalda que puedan aparecer en los próximos meses.

Peso y longitud a las 15 semanas

Mes 4º mes
Edad gestacional 14+0 a 14+6
Longitud fetal (*) 8,7 cm
Peso fetal (*) 90 gramos
Aumento de peso (**) +3 kg
Grupo de madres Junio de 2022

¿De cuántos meses son las 15 semanas de embarazo?

En la decimoquinta semana estás en el cuarto mes de gestación.

Cómo cambia tu cuerpo

Útero en crecimiento

El útero ha añadido el tamaño de un pequeño melón y ahora ha sobrepasado la pelvis, lo que probablemente te obligue a elegir ropa más ancha y cómoda o incluso a hacer algunas compras de maternidad.

El crecimiento del útero empuja el abdomen hacia fuera y cambia la posición de la columna vertebral: para prevenir el dolor de espalda, presta atención a tu postura y evita levantar objetos pesados.

Si aún no lo has hecho, es aconsejable que te apuntes a un curso de gimnasia suave, yoga o natación para fortalecer tus músculos y ayudarles a soportar mejor el peso del útero.

¿Pechos? Hablemos de ellos.

Muchas futuras madres están contentas con sus formas más generosas, mientras que otras experimentan dolor o incomodidad por el peso extra de sus pechos, lo que puede contribuir al dolor de espalda. Para aliviar estos síntomas, el consejo es utilizar un sujetador cómodo que sujete bien los pechos, preferiblemente sin aros.

¿Has notado una secreción amarillenta en tus pezones? No te preocupes: es el calostro, la primera leche que producen tus pechos. Si las fugas se convierten en un problema, puedes utilizar protectores mamarios en tu sujetador. En cualquier caso, si tus pechos muestran cambios que te preocupan, no dudes en hablar con tu ginecólogo o matrona.

Peso y nutrición

Ahora que las náuseas son un recuerdo lejano (o eso se espera) puede experimentar un fuerte aumento del apetito. Intenta no darte un atracón y mantén una dieta variada y equilibrada que aporte a tu bebé todos los nutrientes que necesita.

Hay que tener en cuenta que, para las mujeres que inician el embarazo en una situación de peso normal, el aumento de peso esperado al final de la gestación debe ser de entre 11,5 y 16 kg y que en el segundo trimestre debe ser de una media de 4,5-5,5 kg. En este sentido, sin embargo, es importante destacar que cada mujer es diferente y que es el ginecólogo o la matrona quien valorará el aumento de peso correcto para su situación específica.

Cómo crece el niño

Mide casi 9 centímetros de largo, aproximadamente el tamaño de una naranja, y pesa unos 90 gramos.

Distingue la luz…

Tu bebé sigue creciendo rápidamente. Su piel es muy fina y permite ver claramente los vasos sanguíneos que hay debajo.

Durante estos días se están formando las cejas y, aunque los ojos estén todavía cerrados, tu bebé puede percibir la luz que se filtra a través de la barriga.

Sus papilas gustativas son casi iguales a las de un adulto y le permiten explorar nuevos sabores a través del líquido amniótico, que sigue ingiriendo en grandes cantidades. A menudo tiene hipo, pero aún es demasiado pronto para detectarlo.

…oye su voz…

El mecanismo de la audición sigue desarrollándose, y ahora puede oír los latidos de su corazón, el sonido de su voz e incluso los ruidos del exterior.

Es el momento ideal para empezar a hablarle o cantarle una nana: todas estas interacciones estimularán su desarrollo cerebral y ayudarán a crear un fuerte vínculo de apego entre tú y tu bebé.

…y se alimenta a través de ti.

En este momento, tu bebé obtiene la mayor parte de la energía que necesita de la glucosa que le das. También utiliza los ácidos grasos para el desarrollo de sus órganos y para formar la mielina, una especie de vaina protectora y aislante que es esencial para la transmisión de los impulsos nerviosos.

Sus huesos siguen fortaleciéndose y, por tanto, necesitan mucho calcio. Sus genitales son visibles en la ecografía, pero no es posible determinar necesariamente el sexo de tu bebé. Para saber con seguridad si el bebé será rosa o azul, probablemente tendrás que esperar a la ecografía morfológica, que suele realizarse alrededor de las 20 semanas.

Sabes que…

Puedes calcular el tamaño del útero utilizando una simple cinta métrica y midiendo la distancia desde el pubis hasta unos 1-2 cm por debajo del ombligo.

Para papá

Abraza a tu pareja a menudo. Los estudios han demostrado que cuanto más se abraza a una madre durante el embarazo, más abrazará a su bebé una vez que haya nacido.

Controles y exámenes a realizar

o    Prueba de alfa-fetoproteína

Entre las semanas 15 y 17 de embarazo es posible realizar la prueba de la alfafetoproteína (AFP), un análisis de cribado de la sangre de la madre que se utiliza para identificar la presencia de defectos del tubo neural.

Esta prueba suele ser sustituida por otras más tempranas y fiables, como la prueba de ADN fetal y la prueba combinada (Translucencia Nucal + Bi-test).

Consejos para la semana 15 de embarazo

  • Ahora es el momento adecuado para apuntarse a un curso de ejercicios prenatales: actividades como los estiramientos, el yoga, el pilates y, sobre todo, la natación pueden ser muy útiles para fortalecer los músculos de la espalda y mejorar la postura, ayudando a prevenir el dolor de espalda.
  • Evita el esfuerzo: si no puedes evitar levantar un peso, recuerda siempre bajar doblando las rodillas y no la parte superior del cuerpo.
  • Si ya has empezado a sufrir dolor de espalda, intenta dormir de lado, preferiblemente el izquierdo, con las piernas flexionadas y una almohada entre las rodillas. Esta posición favorece la correcta alineación de la columna vertebral y puede ayudar a reducir el dolor. Si lo deseas, puedes utilizar almohadas de apoyo especiales para embarazadas.
  • ¿Se siente en plena forma y experimenta un mayor deseo sexual? A menos que el ginecólogo lo contraindique específicamente, las relaciones sexuales se consideran seguras y normales durante el embarazo. Si la lubricación vaginal es escasa, pide a tu ginecólogo o matrona que te recomiende un lubricante a base de agua.