Embarazo Semanas de embarazo

Semana 30 de embarazo

En la semana 30 ya estás prácticamente a las tres cuartas partes del camino. Tu bebé sigue creciendo y, si aún no lo ha hecho, en estos días seguramente se coloca boca abajo.


Peso y medidas en la semana 30

Mes 7° mes
Edad del feto de 29+0 a 29+6
Longitud del feto 38,6 cm
Peso del feto 1350 gramos
Aumento de peso (*) +10,5 kg

(*) Valores máximos para mujeres que al inicio del embarazo tenían un peso normal. Lee más atentamente sobre el aumento de peso durante el embarazo.

¿Cuántos meses son la semana 30 de embarazo?

En la semana 30 te encuentras en la segunda mitad del séptimo mes de embarazo.

Cómo cambia tu cuerpo

Presta atención a la postura

El peso de la barriga aumenta y se siente cansancio, además de dolor de espalda. Así que ten cuidado de mantener una postura correcta, tanto al caminar como al estar sentada o acostada. Dormir sobre el lado izquierdo, con una almohada adicional para apoyar el abdomen, también puede ayudarlo a encontrar alivio.

De manera más general, el consejo es fortalecer los músculos de la espalda con ejercicios específicos, por ejemplo, practicando yoga o gimnasia suaves. Además, estas actividades pueden ser una preciosa oportunidad para intercambiar consejos y experiencias con otras futuras mamás, que están viviendo las mismas alegrías… ¡y los mismos dolores!

Contracciones: ¿cuándo preocuparse?

Tu bebé sigue creciendo y sus pataditas se vuelven cada vez más enérgicas, hasta el punto de que puedan molestarte. Además, después de un movimiento particularmente fuerte, puedes experimentar las llamadas contracciones de Braxton Hicks, es decir, espasmos del útero que generalmente no causan dolor y no son regulares.

Para aliviar la incomodidad, intenta cambiar de posición a menudo, caminar o prepararte una bañera con agua tibia.

Si, por el contrario, sientes contracciones dolorosas o contracciones que ocurren más de 3 veces en una hora, ponte en contacto con tu matrona o ginecólogo de inmediato o acude a urgencias para asegurarte de que no haya amenaza de parto prematuro.

settimana-30-completa

Cómo crece el niño

Mide unos 39 centímetros de largo, que es del tamaño de una lechuga, y pesa alrededor de 1,4 kilogramos.

Preparándose para ser más autónomo/a

Tu pequeño está bien proporcionado y ahora ya parece un recién nacido. Gracias a la acumulación de grasa subcutánea, está cada vez menos delgado y comienza a controlar su temperatura corporal. Además, a partir de esta semana, su médula ósea reemplaza por completo al hígado y al bazo en la producción de glóbulos rojos, responsables del transporte de oxígeno y la eliminación del dióxido de carbono.

Se prepara para dar la vuelta

En la ecografía de esta semana, es posible que lo veas jugando con sus pequeñas manos o pies, apretando el cordón umbilical o chupándose el dedo. En estos días, además, debe llegar la posición final, es decir, con la cabeza hacia abajo, en preparación para el parto.

Si aún no lo ha hecho, todavía tiene margen para darse la vuelta: ahora que puede abrir los ojos, un truco para convencerlo podría ser apuntar con una linterna el vientre desnudo, en la zona púbica.

Sabes que…

Después de una merienda dulce o una bebida fría, tu bebé tenderá a moverse más. ¡Una comida particularmente picante, por otro lado, podría causarle hipo!

Para papá

¿Ya decidiste si estar presente durante el parto? Si no te apetece, habla abiertamente con tu pareja. Participar en el nacimiento de tu hijo es una gran emoción, pero no tiene por qué ser una elección forzada. Si por el contrario quieres vivir esta experiencia, no te pierdas los encuentros dedicados a las futuras parejas durante el curso de acompañamiento al parto: te ayudarán a llegar más preparado al momento del parto y a afrontarlo de la mejor manera. .

Controles y exámenes a realizar

ClicKa aquí para consultar los análisis a realizar entre las semanas 28 y 32 de embarazo

Consejos para la semana 30 de embarazo

Si tu pequeño aún no se ha puesto boca abajo, prueba los siguientes ejercicios todos los días para ayudarlo a ponerse en la posición correcta.

Primer ejercicio

Sobre una colchoneta, ponte a cuatro patas y apoya la cabeza y el pecho en el suelo, manteniendo la pelvis elevada. Separa las piernas ligeramente, para que no presionen el bulto del bebé, y mueve suavemente las caderas. Repite el ejercicio varias veces al día, durante unos 15 minutos. Esta posición debería ayudar a tu bebé a «desenganchar» su trasero del área pélvica, aumentando el espacio disponible para que pueda darse la vuelta.

Segundo ejercicio

Acuéstate boca abajo, colocando almohadas debajo de los glúteos para que la pelvis permanezca elevada. Levanta las piernas y apóyalas contra la pared o el sofá. Para mayor comodidad, también puedes añadir una almohada debajo de la cabeza. Permanece en esta posición durante 10 minutos y repítela tres veces al día, preferiblemente con el estómago vacío y cuando sientas que tu bebé está más activo. Este ejercicio también sirve para aumentar el espacio libre disponible para el bebé, incitándolo a cambiar de posición.