Embarazo Semanas de embarazo

Semana 38 de embarazo

¡Bienvenido a la semana 38! Sólo faltan dos semanas para la fecha del parto y el trabajo de parto podría comenzar en cualquier momento. Si estás esperando gemelos, por fin podrás tenerlos en brazos esta semana.

Peso y medidas en la semana 38

Mes 9° mes
Edad del feto de 37+0 a 37+6
Longitud del feto 48,6 cm
Peso del feto 2966 gramos
Aumento de peso (*) +14,5 kg

(*) Valores máximos para mujeres que al inicio del embarazo tenían un peso normal. Lee más atentamente sobre el aumento de peso durante el embarazo.

¿De cuántos meses son las 38 semanas de embarazo?

A las semana 38 estás en la mitad del noveno mes de embarazo.

Cómo cambia tu cuerpo

Alegrías y… ¡tristezas!

En las últimas semanas, puedes sentir ligeros temblores desde la vagina hasta las piernas, debido a la presión que ejerce la cabeza del bebé sobre los nervios de la pelvis.

El peso del útero y el aumento de la curvatura de la espalda también pueden provocar una inflamación del nervio ciático, caracterizada por un dolor agudo y punzante en la zona de las nalgas, que puede extenderse a toda la parte posterior de la pierna.

Intenta no desesperarte y concéntrate en la inmensa alegría que te espera: ¡te queda poco tiempo para abrazar a tu bebé! Mientras tanto, para aliviar estos síntomas, evita pasar mucho tiempo de pie o sentado y duerme de lado (si te duele el lado izquierdo, el derecho también está bien), con las piernas dobladas y una almohada entre las rodillas.

Contracciones preparatorias

A partir de esta semana, las contracciones de Braxton Hicks pueden llegar a ser dolorosas y sentirse en la parte baja de la espalda y el abdomen, pero remitirán al caminar, cambiar de posición o tomar un baño caliente.

La diferencia entre estas contracciones preparatorias y las que anuncian el parto es que las contracciones reales tienen un ritmo regular y se vuelven más dolorosas, más largas y más seguidas a medida que pasa el tiempo. Además, no desaparecen con el calor o el cambio de posición.

Si te preocupa no poder reconocer las contracciones reales, no te preocupes y confía en tus instintos y en tu cuerpo. En cualquier caso, si tienes alguna duda, no dudes en contactar con tu ginecólogo o matrona.

¿Cuándo hay que ir al hospital?

Como norma general, se recomienda llegar al centro elegido para dar a luz cuando:

  • las contracciones aumentan de intensidad, se prolongan durante al menos una hora y se producen a intervalos regulares de cinco minutos;
  • has roto aguas y el hisopo vagina-recto tomado en las semanas anteriores ha sido positivo. En este caso, debe iniciarse inmediatamente la profilaxis antibiótica contra el estreptococo beta-hemolítico.

Si, por el contrario, el resultado del frotis es negativo, no hay prisa y puedes empaquetar tranquilamente las últimas cosas o darte una ducha antes de dirigirte al centro de maternidad.

Por otro lado, es necesario acudir inmediatamente a urgencias para descartar complicaciones si:

  • hay un sangrado abundante (similar a la menstruación) o un dolor intenso y violento en el abdomen;
  • maloliente, oscura o con vetas verdes o marrones;
  • Se produce una hinchazón excesiva y repentina, especialmente en la zona facial o alrededor de los ojos;
  • sientes una reducción de los movimientos del bebé (debes sentir al menos 10 movimientos fetales en 12 horas).

Cómo crece el niño

Mide unos 48,5 centímetros, la longitud de una acelga, y pesa casi 3 kilogramos.

El crecimiento se ralentiza

Tu bebé sigue creciendo, pero esta semana sólo aumentará unos 30 gramos al día. Tu ginecólogo o matrona podrá estimar el peso, aunque sólo serán valores aproximados. Por regla general, el peso al nacer también depende en gran medida del sexo: los niños suelen pesar entre 150 y 200 gramos más que las niñas.

Casi a término

Si tu bebé naciera a las 38 semanas se consideraría a término, aunque la madurez completa sólo se alcanza a las 39a semanas.

Durante estos días, el cerebro sigue desarrollándose y es capaz de controlar los sistemas circulatorio, digestivo y respiratorio, mientras que los pulmones siguen produciendo el surfactante que les permitirá expandirse después del nacimiento. Mientras tanto, los movimientos respiratorios se vuelven más regulares. Sin embargo, si dieras a luz esta semana, tu bebé probablemente necesitaría unas horas para alcanzar un patrón respiratorio normal.

¡Gemelos en camino!

Si estás esperando gemelos, ¡por fin ha llegado el momento de abrazarlos! Por lo general, si el parto no se inicia espontáneamente, se induce a más tardar en la semana 38a .

Sabes que…

El líquido amniótico ha ido disminuyendo desde hace unas semanas y en esta fase del embarazo es comparable a unas 4-5 tazas. A pesar de ello, si «rompes aguas», ¡te parecerá mucho!

Para papá

Pregunta a tu matrona cómo puedes ayudar a tu pareja a afrontar mejor el parto. Un simple masaje en la espalda o un paño húmedo en la frente entre las contracciones puede ser un gran alivio.

Controles y pruebas a realizar

·         Análisis de orina

Entre la semana 38 y la 40, tu ginecólogo te prescribirá un análisis de orina completo para comprobar tu estado de salud.

ClicKa aquí para consultar los análisis a realizar entre las semanas 38 y 40 de embarazo

Consejos a partir de la semana 38 de embarazo

  • Si es posible, intenta pasar algún tiempo en el agua: te ayudará a aliviar el peso del bulto y a combatir la hinchazón y la inflamación de las piernas.
  • Los síntomas como las náuseas y la diarrea son bastante comunes en los últimos días del embarazo y pueden indicar que se acerca el momento del parto. Para contrarrestarlos, procura hacer comidas ligeras y frecuentes y beber a menudo. Si la diarrea dura más de 48 horas o va acompañada de fiebre, consulte a su ginecólogo.
  • Si tienes ojeras, moja dos gasas de algodón con agua de rosas, aplícalas sobre los ojos y déjalas actuar durante unos diez minutos.
  • Empieza a pensar en cómo organizarte para cuando vuelvas del hospital. Una sugerencia es planificar la ayuda en las tareas domésticas y cocinar algunos platos preparados para guardarlos en el congelador.
  • ¿Sabías que la música puede ayudarte a sobrellevar mejor el dolor de las contracciones? Si aún no lo has hecho, crea una lista de reproducción para escuchar durante el parto.