Embarazo Semanas de embarazo

Semana 2 de embarazo

En la segunda semana de embarazo aún no estás embarazada, pero te acercas a los días más fértiles de tu ciclo en los que puede producirse la concepción.

Cómo cambia tu cuerpo

Hacia la ovulación

Aunque técnicamente estás en la segunda semana de embarazo, todavía no está embarazada. La concepción no se producirá hasta el final de esta semana o el principio de la próxima. Mientras tanto, te acercas al momento de la ovulación y la pared interna del útero, el endometrio, se prepara para recibir el óvulo fecundado.

El papel de las hormonas

Los principales actores de la ovulación son la hormona estimulante del folículo (FSH) y la hormona luteinizante (LH), que estimulan a los ovarios a producir estrógenos (antes de la ovulación) y estrógenos y progesterona (después de la ovulación). Los estrógenos, a su vez, actúan aumentando el grosor del endometrio y estimulan el cuello uterino para que produzca una sustancia filamentosa, el moco cervical fértil, que aumentará la supervivencia de los espermatozoides en el entorno vaginal.

Cómo promover la concepción

Aprender a reconocer el moco cervical fértil puede ser muy útil para identificar el mejor momento para mantener relaciones sexuales y quedarse embarazada más rápidamente.

Otro método para detectar la ovulación es vigilar los cambios en la temperatura basal, es decir, la temperatura corporal que se mide al levantarse después de haber descansado durante al menos cinco o seis horas consecutivas.

Otros síntomas de la ovulación son menos específicos y, por tanto, más difíciles de interpretar, como la sensibilidad mamaria, los calambres abdominales, el vientre hinchado y el aumento del deseo sexual.

Por último, para identificar los días más fértiles del ciclo, es posible utilizar los llamados test de ovulación, que detectan la cantidad de hormona LH presente en la orina.

¿Ya hay un bebé?

En este momento, el embarazo aún no ha comenzado y tu bebé es un pequeño óvulo que espera ser fecundado.

Viajando hacia el vientre materno

En el momento de la ovulación, uno de los folículos (llamado folículo dominante) libera un óvulo maduro, que comienza a viajar por las trompas de Falopio hacia el útero. Si se encuentra con el esperma durante este viaje, puede producirse la fecundación.

Es importante tener en cuenta que el óvulo, una vez expulsado, sólo permanece vivo entre 12 y 24 horas, mientras que los espermatozoides, gracias al moco cervical fértil, pueden sobrevivir en el cuello del útero entre 3 y 5 días. Por este motivo, la concepción también puede producirse unos días después de las relaciones sexuales.

Un encuentro mágico

Los espermatozoides más rápidos tardan aproximadamente media hora en llegar a las trompas, mientras que los más lentos pueden tardar varias horas o incluso días. Sólo uno de ellos puede penetrar en el interior del óvulo y, en ese caso, su fusión dará lugar al cigoto, la primera célula de tu bebé.

¿Niño o niña?

El cigoto contiene toda la información genética que regulará las características de tu bebé, como el sexo, el color de los ojos o la altura. En concreto, es el espermatozoide el que determina si nacerá un niño (con cromosomas sexuales XY) o una niña (con cromosomas sexuales XX): el óvulo sólo contiene un cromosoma X, mientras que el espermatozoide puede contener un cromosoma X o uno Y.

Sabes que…

En los días más fértiles, el moco cervical está compuesto por un mayor porcentaje de agua (alrededor del 96%) que en otros días del ciclo, y esto se ha relacionado con una mayor probabilidad de embarazo. Por lo tanto, beber mucha agua puede ayudar a mejorar la calidad y la cantidad del moco y favorecer la fecundación.

Para papá

Puede que no lo sepas, pero llevar ropa interior o pantalones demasiado ajustados tiene un efecto negativo en la fertilidad masculina. De hecho, los testículos se encuentran fuera del cuerpo para tener una temperatura inferior a 37 grados.

Los baños excesivamente calientes y la ropa ajustada, así como el hábito de sostener el teléfono móvil o el ordenador portátil sobre las piernas, pueden hacer que la temperatura suba demasiado, lo que puede tener un efecto negativo en la producción de esperma.

Controles y exámenes a realizar

o    Examen y pruebas de preconcepción

Si aún no te has hecho las pruebas de preconcepción, es el momento de pedírselas a tu médico. Estas pruebas sirven para comprobar que eres apta para quedarte embarazada y que no hay ningún problema que pueda poner en peligro tu salud o la de tu bebé.

Consejos para la segunda semana de embarazo

  • Continúa con una dieta saludable y no olvides tomar un suplemento de ácido fólico: la dosis recomendada para una mujer embarazada es de 0,4 mg al día, además de la ingerida con la dieta, que debe iniciarse preferentemente antes de la concepción.
  • Intenta mantenerte activa, pero evita el sobreesfuerzo. La gimnasia suave y el yoga, en particular, son actividades físicas ideales que te ayudarán a relajarte, a mejorar tu postura y a tonificar tus músculos, haciendo que tu futuro embarazo sea más cómodo. A continuación te presentamos un sencillo ejercicio que puedes realizar cada mañana.

Ejercicio para alargar la columna

  1. Túmbate en el suelo con los brazos extendidos y las piernas dobladas, y respira lentamente por la nariz.
  2. Presiona la espalda contra el suelo, acercando los pies a los glúteos.
  3. Lleva las rodillas hacia el pecho y mantén esta posición durante 3 respiraciones.
  4. Ahora coloca las piernas de lado en el suelo y estira todos los músculos. Al mismo tiempo, gira la cabeza hacia el lado opuesto.
  5. Lleva las piernas de nuevo al centro y repite del otro lado.