Embarazo Semanas de embarazo

Semana 28 de embarazo

La semana 28 de embarazo marca una etapa importante: el comienzo del tercer trimestre. A partir de este momento, la barriga debería crecer alrededor de 1 cm por semana y los movimientos del bebé podrían comenzar a ser visibles también desde el exterior.


Peso y medidas en la semana 28

Mes 7° mes
Edad del feto de 27+0 a 27+6
Longitud del feto 36,6 cm
Peso del feto 1039 gramos
Aumento de peso (*) +9,5 kg

(*) Valores máximos para mujeres que al inicio del embarazo tenían un peso normal. Lee más atentamente sobre el aumento de peso durante el embarazo.

¿Cuántos meses son la semana 28 de embarazo?

En la semana 28 te encuentras en el inicio del séptimo mes de embarazo.

Cómo cambia tu cuerpo

Tercer trimestre: ¿cuántas calorías?

A partir de ahora, el requerimiento calórico aumenta en unas 460 kilocalorías por día, para apoyar el crecimiento del bebé y la placenta. Continúa con una dieta sana y equilibrada, para no engordar en exceso y aportar a tu pequeño todos los nutrientes que necesita.

Ten en cuenta que el 45-60% de las calorías que consumes deben provenir de carbohidratos (preferiblemente complejos), el 20-30% de grasas y el resto de proteínas.

Trastornos digestivos

Durante este tiempo, tu barriga puede crecer alrededor de 1 cm por semana. El útero continúa aumentando la presión sobre el estómago y los intestinos, y esto podría causar síntomas como náuseas, reflujo ácido y estreñimiento. Trata de beber mucha agua, preferiblemente entre comidas, y elije alimentos ricos en fibra, como frutas y verduras frescas.

¿Dormir? ¡Mejor de lado!

Los movimientos del futuro bebé se vuelven cada vez más fuertes e incluso puede que te despierte por la noche. Si a esto le sumamos el dolor de espalda y la acidez estomacal provocados por el crecimiento del útero, ¡descansar bien podría ser realmente difícil!

Para no empeorar estos síntomas, evita acostarte boca arriba e intenta dormir sobre el lado izquierdo: esta posición facilita la digestión, ayuda a contrarrestar la retención de agua (aliviando la hinchazón en las piernas y las hemorroides) y aumentando el suministro de sangre a la placenta.

settimana-26-27-28-completa

Cómo crece el niño

Mide unos 37 centímetros de largo, aproximadamente del tamaño de un pimiento, y pesa poco más de un kilogramo.

Cabeza abajo

El tamaño de tu pequeño está aumentando y sus movimientos ahora también deberían ser visibles desde el exterior. En este momento, al colocar una mano en el vientre, debería incluso poder distinguir si está empujando con la parte inferior, con un pie o con una rodilla.

 Si aún no lo ha hecho, probablemente pronto se posicionará con la cabeza hacia abajo. Si aún no lo ha hecho, no te preocupes: puede que decida dar la vuelta incluso unas semanas antes de dar a luz.

Un bebé nocturno

El cerebro está en constante desarrollo ya finales de este trimestre prácticamente habrá triplicado su peso. Internamente, se están desarrollando miles de millones de neuronas y están apareciendo los clásicos surcos en su superficie, que aumentan el área disponible para las células cerebrales.

Sus sentidos están cada vez más desarrollados: abre y cierra los ojos y es capaz de distinguir la luz de la oscuridad. Su ritmo de sueño y vigilia también debería haberse vuelto más regular y es posible que ya puedas reconocerlo. Desafortunadamente, podría ser muy diferente al tuyo: de hecho, la mayoría de los futuros bebés tienden a ser muy activos, especialmente entre las 7 p. m. y las 4 a. m.

La importancia del surfactante

Su pequeño está casi listo para respirar, aunque aún no puede respirar por sí mismo. En este momento, de hecho, aún no ha producido una cantidad suficiente de surfactante, que es la sustancia que permitirá que los pulmones se expandan adecuadamente después del nacimiento. Incluso el depósito de grasa subcutánea es todavía demasiado bajo para permitir el mantenimiento de la temperatura corporal.

Por estas razones, los bebés nacidos en la semana 28 deben ser alojados en cunas térmicas especiales (incubadoras) en la unidad de cuidados intensivos neonatales (UCIN), para recibir asistencia respiratoria y medicamentos que pueden acelerar la maduración de los pulmones.

Sabes que…

Los movimientos de tu pequeño en la barriguita ya pueden revelar algo de su carácter:los  bebés particularmente activos dentro la barriga, de hecho, suelen ser muy activos también después del nacimiento.

Para papá

En el tercer trimestre, el peso y aumento de la barriga podrían volver a frenar el deseo sexual y tu compañera podría preferir más mimos y caricias. Hablad abiertamente de vuestras sensaciones y de lo que os apetece, y de cómo mantener activa vuestra necesidad de intimidad. El contacto físico es un componente fundamental para el bienestar psico-físico de la pareja, sea cual sea la forma como se manifieste. 

Controles y pruebas a realizar

  • Reconocer los síntomas del trabajo de parto prematuro

En un reducido número de casos, el bebé puede nacer antes de la semana 37, cuando aún no ha completado su maduración: entonces hablamos de parto prematuro o pretérmino. Éste puede ser anunciado por algunos síntomas que es muy importante saber reconocer:

  • dolor abdominal severo
  • dolor sordo en la espalda baja
  • pérdida de sangre o líquido amniótico
  • ensación de presión pélvica (como si el bebé estuviera empujando hacia abajo)
  • contracciones a intervalos regulares, dolorosas o no dolorosas

Si tienes uno o más de estos síntomas, es importante que se comunique con su ginecólogo de inmediato o vayas a urgencias de inmediato. Dependiendo de la situación, podréis decidir si intentar detener el trabajo de parto o hacerlo más lento, para tener tiempo de administrar a la madre medicamentos que puedan acelerar la producción de surfactante.

ClicKa aquí para ver los análisis a realizar entre las semanas 28 y 32 de embarazo

Consejos a partir de la semana 28 de embarazo

  • Sigue interactuando con el futuro bebé e invita al resto de la familia a hacer lo mismo: el sonido de tu voz y tus caricias en la barriga estimularán su desarrollo mental, sensorial y emocional. Además, estos gestos ayudarán al futuro padre y hermanos a crear ese «espacio emocional» que será necesario para acoger al recién llegado tras el nacimiento.
  • En el tercer trimestre es importante comenzar a monitorear los movimientos fetales: una ausencia, una disminución o un aumento significativo en la actividad normal del bebé en el vientre, de hecho, podría indicar la presencia de un problema y debe informarse de inmediato a la matrona.