Embarazo

Prueba de ADN fetal: cómo y cuándo debe hacerse

La prueba de ADN fetal circulante (prueba prenatal no invasiva – NIPT) es una técnica innovadora de diagnóstico prenatal no invasiva  (por lo tanto, no conlleva riesgo alguno de aborto, como ocurre con la amniocentesis y villocentesis o biopsia de corion). El análisis del ADN fetal permite analizar la pequeña cantidad de ADN fetal presente en el torrente sanguíneo de la madre durante el embarazo.

¿Cómo se realiza?

La prueba se realiza siempre por indicación médica, en función de los resultados de otras pruebas de cribado y las circunstancias del ambarazo y la madre. Consiste en una extracción simple de sangre materna que puede hacerse en un estadio muy temprano del embarazo (a partir de la semana 10).

Esta técnica viene  practicándose durante unos cinco años aproximadamente en España en la sanidad privada, y recientemente se está extendiendo en la sanidad pública en las diferentes comunidades autónomas.

La sensibilidad de la prueba.

Este examen prenatal no invasivo permite identificar las principales aneuploidías fetales, la alteración del número normal de cromosomas.

Ofrece una alta sensibilidad y especificidad para las trisomías 21 (síndrome de Down), 18 (sindrome Edwards) y la trisomía 13 (síndrome de Patau), así como para las anomalías de los cromosomas sexuales (monosomía X  o Síndrome de Turner, Síndrome de Klinefelter, etc).

Sensibilidad (%)
Trisomia 2199.2
Trisomia 1896.3
Trisomia 1391.6
Aneuploidía de los cromosomas sexuales.91.0

La sensibilidad y especificidad de la  prueba  es más alta que la del Triple screening, prueba de cribado no invasivo de primer trimestre (Translucencia Nuclear + PAPP-A / βHCG). 

Sin embargo, esta prueba de ADN fetal resulta en un índice de probabilidad de incidencia de las enfermedades cormosómicas arriba mencionadas, por lo que si se obtiene un resultado positivo, deberá confirmarse con una técnica invasiva: la villocentesis o la amniocentesis .

VENTAJAS : al ser una técnica no invasiva se elimina el riesgo de pérdida fetal. La posibilidad de llevarla a cabo de manera temprana permite, en el caso de un resultado positivo, seguir en el plazo para realizar las pruebas invasivas necesarias para obtener un diagnóstico certero sobre el cariotipo fetal.

DESVENTAJAS : tiene un alto costo y analiza solo 5 cromosomas (13, 18, 21, X e Y) incluso si son de alta sensibilidad.

Las anomalías cromosómicas investigadas por la prueba de ADN fetal representan el 50-70% de las anomalías cromosómicas encontradas en los fetos.

Es cierto que la prueba analiza solo 5 pares de cromosomas, pero la posibilidad de que exista una anomalía numérica de uno de los otros cromosomas, a las 11-12 semanas, mediante una ecografía normal es muy baja. A menudo se sugiere realizar esta prueba hacia las 12 semanas de gestación, y analizarlo junto a una ecografía que permita medir el pliegue nucal, ya que el valor de esta medida tiene un valor muy importante para identificar una anomalía fetal.

Prueba de ADN fetal

¿Cuándo se recomienda la prueba de ADN fetal?

Una mujer puede decidir realizar esta prueba ofrecida por uno de los muchos centros especializados puesto que no supone ningún riesgo para su embarazo, pero en cualquier caso, es aconsejable cuando exite un mayor riesgo de anomalías cromosómicas.

Los factores que aumentan el riesgo son:

  • Edad materna de 35 años o más.
  • Un resultado alterado del Triple Screening (Translucencia Nuclear + PAPP-A / βHCG) que indicaría un mayor riesgo de una anomalía cromosómica
  • Un embarazo previo con una trisomía.
  • Una translocación repetida en la madre o el padre asociada con la trisomía 13, 18 o 21

¿Cómo leer los resultados?

Un resultado negativo de la prueba significa que es muy poco probable que el niño tenga anomalías relacionadas con los cromosomas analizados debido a la alta especificidad de la prueba y al alto valor predictivo negativo. Sin embargo, estas trisomías o defectos genéticos no se pueden excluir completamente: el resultado de la detección se refiere a las características genéticas del citotrofoblasto (placenta) que, en casos raros, puede ser discordante con respecto a las del feto (discrepancia entre el feto y la placenta). Además, no olvidemos que otras anomalías pueden estar presentes en otros cromosomas no analizados en esta prueba.

Si se obtiene un resultado positivo, el feto tiene un mayor riesgo de presentar la anomalía. Sin embargo, la prueba no es diagnóstica y es necesario proceder con un diagnóstico invasivo como villocentesis o biopsia de corion (semanas 10-12 de embarazo) o amniocentesis (entre la 15ava y la vigésima semanas de embarazo) para excluir o diagnosticar una anomalía cromosómica con mayor fiabilidad.

En algunos casos, el laboratorio que realiza el análisis de ADN devolverá un resultado “indeterminado”. Esto ocurre cuando no se obtiene una cantidad suficiente de ADN fetal para analizar. Esto puede ocurrir, por ejemplo, cuando la mujer es obesa o cuando la muestra de sangre se tomó demasiado temprano en el embarazo (antes de la décima semana de embarazo).

Otras aplicaciones

Existen diferentes técnicas de análisis de ADN fetal y, en función de las utilizadas, es posible obtener información más extensa sobre algunas microascarificaciones y sobre algunas patologías mendelianas.

La primera aplicación de esta prueba se refirió a la definición temprana de sexo fetal para controlar los embarazos en riesgo de patologías ligadas al cromosoma X (como la distrofia muscular de Duchenne).

También se puede utilizar esta técnica para evaluar el fenotipo Rh del feto en las madres con RhD negativo. De esta manera, la profilaxis con inmunoglobulinas anti-RhD puede iniciarse rápidamente.

Aunque algunos centros ofrecen además el estudio de Microdelecciones, ya que el porcentaje de falsos positivos es muy alto (~ 30%), y dada la rareza de las anomalías buscadas (incidencia media 1: 30,000), por el momento no se recomienda ejecutar esta prueba más específica. El riesgo será de hecho el tener que recurrir innecesariamente a una prueba invasiva, cuando se eligió una no invasiva sobretodo para evitar la anterior.

La investigación en este área continúa dando pasos gigantescos y seguramente en un futuro cercano tendremos a disposición infinidad de pruebas más precisas  y con un ampli espectro de enfermedades analizadas.

FUENTES:

Linee-Guida
Screening prenatal no invasivo basado en el análisis de ADN (Non Invasive Prenatal Testing – NIPT)

Ministero della Salute_ Italia.

Servicio Nacional de Salud, MInisterio de SAnidad Consumo y Bienestar Social de España

Supervisión: Dott.ssa Daniela Zuccarello, Medico Genetista


Comentarios