Parto

Como prepararse para el parto en las últimas semanas de embarazo

¿Cómo asegurar tu preparación al parto en las últimas semanas de embarazo? Aquí tenéis una pequeña guía con algunas sugerencias que seguir para llegar al parto y afrontarlo con la mayor tranquilidad.

Cuando las mujeres embarazadas oyen la palabra “parto”, inmediatamente suelen poderse separar en dos grupos: las que prefieren no pensar en ello hasta el momento en que llegue, y las que eligen prepararse física y mentalmente para el gran evento, para intentar tenerlo todo bajo control y así vivirlo de la mejor manera posible.

Yo formé parte del término medio: pensaba en ello pero no hasta la obsesión y al tiempo intentaba buscar información de cosas que se recomendaba hacer para que todo fuera mejor. Me ayudaron algunos libros, los cursos preparto y las enfermeras obstétricas.

Qué hacer en la semana 34

La preparación y el tiempo que le puedas dedicar dependen mucho de si estás en casa o puedes trabajar hasta el momento del parto. Si estás trabajando, deberás organizarte lo mejor posible para reservar el tiempo necesario para la preparación; y si ya comienzas a sentirte fatigada del ritmo normal de trabajo, valora la posibilidad de parar unos días antes para dedicarte el tiempo que tu cuerpo necesite.

Toma tu agenda del embarazo y haz una lista de todo lo que tienes que hacer antes del parto.

  • Tómate el lujo de acostarte pronto alguna noche, para poner en práctica las técnicas de relajamiento aprendidas en el cursillo preparto.
  • Si en tu barrio se organizan cursos para prepararse a la lactancia y entender como funciona ésta, es interesante que acudas a alguno para prepararte, en la medida de lo posible, para cuando llegue el momento de amamantar a tu bebé.
  • Pide a la comadrona que te muestre como hacerte un masaje perineal para poder ponerlo en práctica en casa. Diferentes estudios sugieren que beneficiarse de un masaje en el perineo, cada día durante las últimas seis semanas de embarazo puede ayudar a prevenir laceraciones durante el parto.
  • Seguir haciendo ejercicio moderado, siguiendo los cursillos de gimnasia acuática para embarazadas por ejemplo, para mantener tonificada la musculatura.
  • Utiliza técnicas de visualización para comunicarte con tu bebé y daros calma y seguridad a ambos.
  • Asegura de favorecer los alimentos ricos en hierro en tu dieta, para prevenir la anemia.
  • Consulta a tu herborista de confianza en relación a las hojas del frambueso. Extracto de estas hojas, tomado en forma de infusión, por ejemplo, es rico en vitamina C, ayudan a tonificar el útero y hacen madurar el cérvix.

Qué hacer en la semana 35

  • Practica los ejercicios del suelo pélvico cada día
  • No dejes de hacer ejercicio moderado diariamente: natación, yoga, paseos, estiramientos, todo de forma muy suave.

Qué hacer en la semana 36

Muchas mujeres llegan agotadas a esta semana. En efecto, el embarazo empieza a pesar un poco: si te sientes fatigada, si duermes mal, y si te mueres por adelantar el calendario un par de semanas…la ansiedad por el momento del parto aumenta a la par. Intenta relajarte con la ayuda de un masaje o con abrazos reconfortantes.

  • A partir de la semana 36, puedes seguir sesiones de acupuntura. Algunos estudios han demostrado que la acupuntura puede reducir la probabilidad de que el parto se retrase respecto a la fecha prevista y favorece un parto más fácil y rápido (el sueño de todas!).
  • Completa las compras para tu bebé y si no te ves dando muchas vueltas disfruta la oportunidad de comprar online.
  • Si aún no has tenido que dejar de trabajar, considera la posibilidad de hacerlo
  • Dedícate tiempo para prepararte emocional y psicológicamente no solo para el parto sino para la maternidad en general…que durará toda la vida.
  • Haz algo que te apetezca cada día y saborea estos últimos días antes del nacimiento de tu bebé.

Qué hacer en la semana 37

El parto se avecina, los nervios aumentan y para compensarlos, sigue con tus ejercicios de relajamiento.

  • Si has empezado con sesiones de acupuntura, sigue adelante pues te serán de utilidad.
  • Date tiempo para descansar porque necesitas recuperar energía. Si te tumbas, mantén las piernas en alto ayudándote con un cojín detrás de las rodillas. Si estás sentada, intenta apoyar las piernas en otra silla para mantenerlas siempre en alto. Acuéstate a una hora prudente!
  • Sigue con el ejercicio moderado
  • Intenta cuidar tu alimentación, que debe ser rica en vitamina C y Zinc. Estos dos nutrientes son esenciales para la producción hormonal desde el primer momento del parto.
  • Has preparado la maleta para el parto? Si aún no lo has hecho, ha llegado el momento!!

Qué hacer en la semana 38

Ya no falta mucho y especialmente en este período se recomiendo aumentar la ingesta de hidratos de carbono para mantener las reservas de energía que necesitarás para enfrentarte al parto. También son importantes los alimentos ricos en Calcio y Magnesio

  • Sigue con la acupuntura
  • Puedes prepararte a un parto natural con algunos remedios naturales. Pide consejo a tu comadrona. Aquí tienes algunos consejos obstétricos para favorecer el parto natural

Qué hacer en la semana 39

  • Aumenta la ingesta de alimentos que contengan coenzima Q10. Buena fuente de este elemento serán el brócoli, la coliflor, las naranjas, fresas, carnes y pescados como los arenques o el salmón.
  • Incorpora también alimentos ricos en vitamina K, que es importante para la coagulación de la sangre y también le vendrá bien a tu bebé, que no la puede producir autónomamente hasta varias semanas después de nacer.
  • Sigue con tus sesiones de acupuntura
  • Intenta pasar momentos placenteros y divertidos con tu pareja

Qué hacer en la semana 40

Ya llegó!

Puedes continuar con las ya habituales sesiones de acupuntura: probablemente serán las últimas!

Intenta ser positiva y da rienda suelta a tus iniciativas positivas. El trabajo de parto, si se aborda del modo correcto es un evento increíble que enriquece la vida de cualquier mujer.

Confía firmemente en tu capacidad de enfrentarte al parto y de dar a luz a vuestro  bebé.

Una horita corta y feliz re-nacimiento!