Parto

La pérdida del tapón mucoso

¿Indica la pérdida del tapón mucoso que el parto, el “gran momento” tan esperado, ha llegado finalmente?

Espera a cantar victoria porque podría ser cuestión de horas pero también de días así que ¡la fecha del parto aún no es oficial!

¿Qué es el tapón mucoso?

Durante el embarazo, el cuello del útero queda cerrado y protegido por una sustancia gelatinosa que aísla la cavidad uterina para protegerla del ambiente externo hasta que el bebé esté listo para nacer.

Antes del parto, este “tapón” sale, en forma de pérdida gelatinosa, incolora o a menudo manchada de sangre marrón. Puedes darte cuenta de su pérdida porque lo veas en tus braguitas o bien porque lo sientas caer mientras orinas.

La pérdida del tapón puede darse algunas horas antes del inicio del trabajo de parto, pero éste también puede tardar varios días en llegar.

 

Pérdida del tapón y parto

Hacia el final del embarazo, el bebé se encaja en la pelvis.

Te das cuenta de que bebé ha entrado en el canal de parto porque se siente un cierto “aligeramiento”: ya no se nota presión en el estómago ni sobre los pulmones cuando el bebé se mueve, e incluso la digestión mejora!

Cuando el bebé está encajado, el cuerpo de la mujer responde produciendo hormonas (prostaglandinas) que estimulan la maduración del cérvix. Maduración significa que el cérvix se ablanda y se afina para prepararse al parto. Todo ello provoca que el tapón que sellaba el cérvix durante el embarazo se suelte y sea expulsado, aunque no ocurre del mismo modo en todas las mujeres.

Perder el tapón significa que el cérvix se está ablandando y el cuerpo se prepara para el parto. No quiere decir que el parto vaya a arrancar inmediatamente. Puede suceder pocas horas después o algunos días más tarde.

El tapón mucoso, tal como decíamos, tiene una consistencia similar a la gelatina y puede venir manchado por sangre marrón.

Si te das cuenta de su expulsión, no es necesario llamar al ginecólogo o a la comadrona (puedes comentarlo en la siguiente visita) a menos que venga manchado de sangre roja. En ese caso avisa rápidamente al médico o comadrona que te siguen o bien acude al hospital diligentemente.

¿Has perdido el tapón y estás impaciente?

Intenta estar tranquila mientras esperas que las cosas sigan adelante. Es normal estar impaciente al final del embarazo y cualquier señal te pondrá en estado de alarma pero tómalo con calma, que es lo que te conviene.

Ten presente que la aproximación natural al parto suele ser lenta y conlleva muchísimos pequeños cambios pre-parto que irán sucediendo en tu cuerpo antes de que arranque de verdad el parto.

Utiliza técnicas de relajación para ayudar a tu cuerpo a producir la hormona del parto, la oxitocina. Intenta descansar bien y alimentarte y beber equilibradamente para prepararte para el gran evento y estar a tope de energía!