Parto

El corte tardío del cordón umbilical

El pinzamiento y corte tardío del cordón umbilical consiste en esperar al menos 2 minutos antes de proceder con las tijeras.

El porqué de la espera

Evidencias científicas recientes sugieren que es importante esperar al menos 2 minutos antes de cortar el cordón umbilical. Esto es debido a que la sangre contenida en el funículo, como también se denomina al cordón, es muy importante para el bebé y concretamente para su bienestar hematológico, ya que reduce el riesgo de anemia en los 6 primeros meses de vida.

En los primeros dos minutos pasa la mayor parte de la sangre pero a mayor espera, mayor cantidad de sangre “recuperada” por el bebé desde la placenta que lo alimentaba.

Tal vez no todo el mundo sepa que el cordón tiene latido:

El cordón umbilical está formato de 3 vasos sanguíneos, dos arterias y una vena. La vena lleva sangre oxigenada y rica en nutrientes de la placenta al bebé, mientras que las anterias llevan sangre “sucia” del bebé a la placenta, que vendrá a “limpiarse”, se cargará nuevamente de oxígeno y enriquecerá en nutrientes.

Estos 3 vasos están envueltos por un tejido gelatinoso que los protege. Cuando el bebé nace, el cordón late porque el corazón del bebé sigue bombeando sangre a través de él. Este funcionamiento se mantendrá durante algunos minutos, hasta que se modifique fisiológicamente el sistema cardiovascular del bebé. Entonces quedarán excluídos los vasos del cordón umbilical del sistema sanguíneo, sorteando una placenta que ha quedado inutilizable después del nacimiento.

Cuanto esperar

Debe esperarse que el cordón deje de latir, antes de pinzarlo y cortarlo.

Después de ese primer tiempo de espera, y siempre que no haya complicaciones, el cordón puede ser cortado cuando se desee. Se puede por ejemplo esperar a que acabe la fase placentaria, en que se expulsa la misma, y entonces proceder a pinzar y cortar el cordón; algunas madres lo viven como un modo de respetar al bebé y sus tiempos. Otras madres esperan incluso más, cerca de dos horas, ya en el post-parto.

Por post-parto se entiende aquel período que empieza después de la fase placentaria y que es de vital importancia pues es el de mayor riesgo de hemorragia para la madre. Durante esas dos horas es muy importante y beneficioso para madre e hijo, que el bebé sea puesto al pecho para mamar. Puede vivirse y disfrutarse este momento con calma y sin interrupciones, y solo después cortar el cordón.

NOTA: para poder proceder con la donación o conservación de las células madre del cordón umbilical, el corte debe hacerse por lo menos un minuto después del parto. De este modo se concilian dos ventajas: aquellas relativas al pinzamiento y corte tardío, y las circunstancias necesarias para la donación.