Bebé

Tu bebé de un mes

En primer lugar, ¡felicidades por el nacimiento de tu bebé!

Seguramente tu vida ha cambiado radicalmente desde hace unos días. Los ritmos de sueño y vigilia no son lo que eran, quizás te sientas cansada y un poco aturdida y luches para organizarte. Pero tranquila: todo es normal. Una nueva criatura acaba de convertirse en parte de tu vida o quizás en el centro, depende totalmente de ti y estás locamente enamorada de él (o de ella); el escenario es por lo menos complejo!

Cuanto más tiempo pase, más segura te sentirás como madre . Al principio es normal ser o sentirte un poco torpe, pero luego prevalecerá el instinto maternal. Estás priorizando a tu hijo y estás con nosotros para leer e informarte así que por lo menos está claro que estás haciendo un gran trabajo! ¡Sigue así!

A continuación te daremos las indicaciones generales sobre el primer mes de un recién nacido, pero ten en cuenta que tu bebé es único, tal como intuyes. Si tienes alguna duda sobre su salud o crecimiento, consulta siempre a tu pediatra, recuerda que él es un experto a tu disposición y a la de tu bebé.

A medida que crece y adelgaza.

Después de perder el 5-7% del peso (a veces incluso el 10%) en la primera semana de vida (cosa totalmente normal), el bebé recupera peso en su segunda semana y luego comienza a crecer unos 25-30 gramos al día aproximadamente.

Por lo tanto, en el primer mes el niño puede crecer cerca de 700-900 gramos . Probablemente al final del primer mes también haya crecido 4 o 5 cms de altura.

Pero no todos los niños son iguales (no en vano existen las curvas de crecimiento  y percentiles): recomendamos no pesarlo cada día! te arriesgas a quedar atrapada por la ansiedad del peso de tu hijo, lo cual no es bueno ni para ti, ni para él.

El pediatra u obstetra te dará una indicación de cuántas veces pesarlo, y te indicará donde ir anotando cada medida tomada: en su libro de crecimiento. Este cuaderno también puede convertirse en un buen recuerdo si escribes algunos pensamientos o pegas algunas fotos 🙂

A la vuelta a casa del hospital, puedes buscar la ayudar de un/a buen/a pediatra o comadrona quien controlará el aumento de peso de tu hijo y lo evaluará con calma, según su curva de crecimiento.

curve-di-crescita

Este es un ejemplo de curva de crecimiento que utilizará el pediatra.

Desarrollo motor y reflejos innatos.

Los recién nacidos a un mes de edad tienen algunos reflejos innatos. Estos son reflejos que empujan al bebé a realizar ciertos movimientos específicos de manera automática:

  • El  reflejo de succión para alimentarse.
  • El reflejo de prensión, apretar los puños si le tocas la palma de la mano.
  • El del  reflejo de Moro, abre los brazos bruscamente como si fuera a caer o se asustara.
  • El  reflejo de enderezamiento, por el si le sostienes por debajo de los brazos, y el siente una superficie bajo los pues, se estira verticalmente poniendose «de pie».
  • El reflejo tónico asimétrico del cuello por el que en la posición supina (boca arriba) tiene el cuello y la cabeza girada hacia uno de los dos lados.

Dormir

Un bebé en el primer mes de vida debe dormir un promedio de 16 horas al día, pero esto varía mucho de un niño a otro y en función de su temperamento. Sigue los tiempos tranquilos de tu hijo y manténlo cerca tuyo siempre que sea posible.

Compartir el sueño y el descanso ayudará tanto a recuperar la energía como a estimular la producción de leche.

8259699_s

Los sentidos: vista, oído, gusto, olfato y tacto.

La  vista : los recién nacidos ven a una distancia de 8 cm, que es la que se encuentra entre la madre y el bebé durante la lactancia o cuando lo sostienen en brazos.

El oído está amortiguado durante los primeros meses. Los sonidos que le son fácilmente reconocibles son aquellos que ha ido escuchando durante su vida fetal, como la voz de mamá y papá o las canciones más escuchadas de la casa…

El  gusto : su hijo ya es capaz de distinguir entre el dulce y el amargo .

El olor : es gracias a este sentido que, persiguiendo el olor a leche, encontrará el pezón de la madre.

El  tacto es un sentido muy desarrollado, le permite incluso percibir las emociones de la persona que lo sostiene en brazos y si lo sostiene con seguridad o no tanto.

La alimentación

En el primer mes de vida, pero también después, es muy recomendable realizar una lactancia a demanda, es decir, siguiendo los ritmos y necesidades de nuestro recién nacido.

En este período, un bebé suele comer entre ocho y doce veces al día.

Los primeros días, aparecerá el calostro. Se trata de una sustancia altamente proteica secretada por el seno que tiene propiedades inmunitarias, antidiarreicas y laxantes. Después de esta producción casi autónoma de calostro, será necesario estimular el seno de manera adecuada para que arranque la producción de leche, así que todo dependerá de la efectividad de la estimulación que se realice sobre el seno.

Comunicación y llanto

Los bebés se comunican a través del llanto todas aquellas necesidades que después de haber sido informadas no se satisfacen de inmediato, como el hambre, la necesidad de contacto, la fatiga o el sueño.

Los padres que estén en contacto cercano con sus hijos alcanzarán rápidamente a comprender, incluso antes de que llore, qué necesidades quiere comunicar.

Por ejemplo, en África es raro que un niño llore porque la familia que lo cuida lo mantiene siempre dentro del portabebés, por lo que siempre está bajo control y en contacto con alguien.

Revisiones médicas

Además de la visita de alta del hospital, la estructura sanitaria requiere volver a ver al niño una semana después del nacimiento. Esta primera revisión también es importante para resolver dudas prácticas. Pasado el primer mes, se hará la primera visita al pediatra, que se convierte en una rutina, según la frecuencia que os indique el mismo profesional.

En este caso se evalúa el bienestar general del niño, el crecimiento, el tamaño de la fontanela, el funcionamiento del corazón y los pulmones, la cavidad bucal y las caderas.

Seguridad

  • Deja que tu hijo duerma en posición supina para reducir la probabilidad de Síndrome de Muerte Súbita.
  • Los bebés tienen una cabeza desproporcionada en comparación con su cuerpo y el cuello aún es débil. Por lo tanto sostén siempre su cabeza y cuello cuando lo levantes.
  • Algunos recién nacidos regurgitan de modo reflejo cuando han comido demasiado. Esto puede ser  normal. Es diferente si en lugar de regurgitar, vomita. Si su bebé vomita violentamente, consulta con tu médico.
  • Nunca dejes al niño solo.
  • Para moverte en coche, usa siempre sillitas infantiles homologadas para la edad y peso del niño, incluso en viajes muy cortos.

Salud

  • Si puedes, amamanta a tu hijo. La leche materna proporciona una protección natural contra las alergias y enfermedades y es irremplazable por cualquier leche de fórmula.
  • Visita regularmente a tu hijo en el pediatra, de acuerdo con el calendario programado y siempre que tengas dudas sobre su salud. Comienza a informarte sobre las vacunas mediante tu pediatra de confianza, es importante saber bien de qué habla, no te informes solo en internet.

Cúidate

Las primeras semanas o los primeros meses será normal que te sientas cansada, y los cambios hormonales pueden afectar a tu estado de ánimo.

Hay mujeres que se sienten tristes en este momento y generalmente es una condición pasajera . Sin embargo, si este malestar permanece más allá de dos semanas, es mejor comentarlo con tu médico. De hecho, en ocasiones puede sufrirse una depresión postparto, que es un problema grave y para el cual se necesita asistencia médica.

Descansa todo lo posible, organízate para recibir la ayuda que necesites en casa y para cuidar de los demás hijos de la familia si es necesario. La comunicación y colaboración con la pareja es muy importante.
En el primer mes estarán presentes los loquios: secreción vaginal de los tejidos residuales del embarazo y el parto, en forma de sangre y suero. Inicialmente estarán principalmente compuestos por sangre. Aproximadamente una semana después del parto será más bien suero de una coloración amarillenta. Después de aproximadamente 15 días se vuelven lechosos y blancos y después de 5 semanas desaparecen.

No olvidemos a los papás , que también sienten grandes emociones y experimentan grandes cambios. Sienten una gran sensación de dulzura pero también de responsabilidad. La mejor manera de conocer al recién nacido es pasar tiempo con él. Así que si puedes tomarte unos días de vacaciones, seguro los disfrutarás, y cuando estés en casa cuide del bebé, liberando un poquito a la mamá.

Ref:

Comadrona Sara Notarantonio


Comentarios