Bebé

Tu bebé de 9 meses

Tu hijo ya ha cubierto tres cuartas partes del camino que lo llevará a completar el primer año de vida. Ahora es muy diferente de cuando lo llevaste a casa del hospital hace 9 meses. Ahora es un niño independiente y curioso, que se expresa con su voz y sus gestos y siempre está descubriendo cosas nuevas.

Que puede hacer

El bebé de 9 meses es un experto en el gateo. Algunos incluso logran moverse con una mano para sostener firmemente un juguete, mientras que usan la otra y las rodillas para empujar hacia adelante.

Cuidado con las escaleras porque no se detienen frente a una bajada. Así que mantén el acceso a las escaleras bien cerrado, usa una portezuela de seguridad, o bien supervisa al niño en sus aventuras.

Tu niño se ha convertido en dueño de sus movimientos: cambia con facilidad de la posición de gatear a sentarse y viceversa, con el apoyo correcto puede incluso ponerse de pie y cogerse a muebles, sofás, sillas y sillones; lo encontrarás a menudo vagando por las habitaciones.

Todavía no hay necesidad de comprar zapatos si se mueve solo por dentro de la casa, los calcetines antideslizantes o incluso mejor dejarlo descalzo es en realidad la mejor opción. Caminar descalzo, de hecho, ayuda a desarrollar los músculos y los tendones de los pies.

También es mucho más fácil para el niño encontrar estabilidad cuando anda descalzo . Los calcetines antideslizantes se pueden usar en la época de más frío.

Habiendo perfeccionado sus habilidades de agarre, son capaces de tomar objetos pequeños en sus manos y coordinar bien el movimiento entre ambas. El niño usa estas habilidades para tratar de entender cómo funcionan las cosas, cómo insertar los cubos uno dentro del otro, por ejemplo, cómo pasar las páginas o cómo encajar las piezas de los juguetes.

Niño de 9 meses

Habilidades cognitivas

El primer año de vida de un niño es un período crucial para el desarrollo de su cerebro. Se están formando miles de millones de conexiones que crearán los cimientos de una vida de aprendizaje.

Si le proporcionas un entorno estimulante, puedes acelerar el crecimiento del cerebro del niño; pero esto no se hace colocándolo frente a la televisión, la tableta o el teléfonos inteligentes para ver vídeos o DVDs educativos.

Ningún vídeo puede reemplazar el valor de la interacción humana . Así pues léele, cántale, habla con tu hijo todos los días, porque esta es la mejor manera de ayudar al desarrollo de su cerebro.

Como se comunicar

El niño de 9 meses puede ser un incansable charlatán siempre balbuceando a su manera.

Incluso si aparentemente son discursos sin sentido para ti, para él sí tienen significado.

También puedes empezar a reconocer ciertas palabras, como «mamá», «papá» y «hola». Su comprensión del lenguaje está mejorando. Si le dices: «¿dónde está la pelota?» El niño podría ir a buscar uno de sus juegos. O si, mientras mira un libro, le preguntas: «¿dónde está el perro?», podría mostrártelo con el dedo.

Tu bebé también se está convirtiendo en un buen escuchador y lector de lenguaje corporal. Verás que a veces podría traerte un juego para verte sonreír. También saben ser actores cómicos: hacen caras divertidas, o burbujas con la boca, o incluso sonidos divertidos, para hacer sonreír a los adultos.

Ansiedad de separación

A veces, el niño puede postrarse algo triste o molesto, al darse cuenta de que te vas. La «ansiedad de separación» o miedo a los extraños podrían ser un tema importante en este momento. El niño también podría manifestar temor por las personas o cosas que hasta hace poco no le habían causado preocupación.

Por ejemplo, puede comenzar a llorar repentinamente cada vez que su abuela o abuelo viene a visitarlo o cuando las luces se apagan alacostarle. Esto sucede porque la conciencia y la memoria del niño están mejorando gradualmente con el tiempo . Por la misma razón, es probable que veas algunas lágrimas cuando trates de quitarle algo. La buena noticia es que los niños de 9 meses se distraen fácilmente y las lágrimas no deberían durar mucho.

Algunos consejos

A los 9 meses tu hijo necesita moverse y explorar. Así que dale el espacio que requiere mientras supervisas sus movimientos. A esta edad el niño ya comienza a comprender los límites, así que usa «NO» cuando el niño esté haciendo algo realmente malo o peligroso. Utilizar demasiado esta negación, la vanalizará y hará que pierda fuerza.

Si es capaz de levantarse sobre los dos pies y puede moverse por la habitación apoyado en objetos y muebles, puedes ayudarle tomándolo de las manos para que practique su recién estrenada capacidad de caminar!


Comentarios