Bebé Lactancia

Como saber si el lactante come suficiente

¿Cómo sabe una madre si su hijo lactante come suficiente?
Las madres que practican la lactancia siempre tienen esta duda porque el pecho no es un biberón marcado, que indica los mililitros de leche que el niño ha bebido. En realidad, hay dudas incluso de que sea beneficioso para la lactancia que la madre que amamanta a demanda, se ponga al bebé al pecho siempre que lo pide, lo manenga cuando no lo pide, para reconfortarlo o incluso cuando quiere quedarse dormido.

¿Cuanto come mi bebé?

El peso y la longitud aumentan; este es el primer indicio que confirma que el niño asimila la leche que toma.

El recién nacido mama de una manera particular. Baja la barbilla cuando está chupando y la levanta cuando ya no chupa y está haciendo una pausa. En ese momento, la boca está llena de leche, cuanto más larga es la interrupción, más leche está tragando.

Las heces del bebé cambian de color
. Los primeros días después de nacer, el bebé evacúa el meconio. A partir del tercer día, estas heces se aclaran porque el bebé traga poco a poco más leche y menos calostro. Las deposiciones de un bebé que toma leche materna tienen una consistencia cremosa o acuosa, con colores desde el verde al amarillo mostaza, pasando por el naranja, huelen muy poco y pueden contener grumos o moco. Las primeras semanas, el recién nacido ensucia el pañal varias veces al día, luego comienza a regularse lentamente de 2 a 3 veces cada día.

Leer también  ¿Cuanto come un recién nacido en el primer mes de vida?

Recontar y apuntar las veces que el bebé defeca no tiene sentido y no debe ser una obsesión para los padres. ¡Algunos recién nacidos van de vientre hasta 15 veces al día! y mientras un niño esté bien y las heces que haga después de 15 días sean blandas, no debe haber preocupación.

La micción, en cambio, debe ser vigilada cuidadosamente. Si el bebé moja consistentemente más de 6 pañales en 24 horas, puedes estar segura de que está tomando toda la leche que necesita. Desafortunadamente, con los pañales desechables es difícil tener esta sensibilidad porque los pañales pueden estar llenos de orina pero sentirse secos o sutilmente húmedos (en cualquier caso, claramente se siente que pesan).

Tus pechos se ablandan. Después de una toma, el pecho se vacía, pierde tensión y se vuelve más blando. Sin embargo, la dureza inicial tiende a desaparecer con el tiempo, a medida que la producción de leche se adapta a los ritmos y exigencias del niño.
El bebé duerme mucho durante el día y toda la noche. Muchas veces es la somnolencia constante la que nos indicará que el niño no está recibiendo suficiente leche. Un niño que tiene demasiado sueño en las primeras semanas de vida debe ser despertado y puesto al pecho. Obviamente, hay excepciones, pero es mejor acudir a una comadrona o enfermera de lactancia para la evaluación del caso.

El extractor de leche

Muchas madres, para saber cuánto come su hijo, intentan usar el extractor de leche para ver y medir cuánto pueden sacarse. Aquellas madres que están amamantando a su bebé constantemente, con regularidad y con éxito pues el bebé crece, es posible que usen el extractor y no salga nada de nada.

Algunas recomendacionespara usar el extractor de leche (recuerda que existe la extracción manual):

  • Relájate con un baño caliente, tomando un té de hierbas o poniendo música.
  • Usa el extractor de leche inmediatamente después de acabar la toma o en el pecho opuesto al que estás utilizando para la misma.
  • Masajea el pecho antes y durante el uso del extractor de leche.

¿Debo comprar una balanza?

Las balanzas solo aumentan la ansiedad de los padres. Una doble pesada, a menos que lo indique la enfermera de lactancia o el pediatra, no ayuda a la madre sino que aumenta su ansiedad por el “rendimiento” de su lactancia. Simplemente sigue todas las instrucciones anteriores para quedarte tranquila y acude al pesaje semanal. Pídele a la enfermera que venga a casa una vez a la semana para pesar al bebé y revisar las tomas juntas, o acude al pediatra o especialistas en lactancia con el mismo objetivo.

Aumentar la producción de leche.

Para estimular la producción de leche materna, recomendamos tomar un litro al día del siguiente té de hierbas del herbolario: Galega, anís, semillas de hinojo, hojas de ortiga y verbena. Vierte 4 cucharadas de té de estas hierbas en un litro de agua hirviendo y bébelo durante el día.

Las flores de Bach también pueden ayudar. Concretamente Gorse se si estás desanimada.

Introduce cebada en tu dieta, es muy rica en fibra y contiene fósforo, almidón, calcio, potasio y magnesio. Tiene propiedades galactogénicas y por lo tanto estimula la producción de leche materna.

Lo mismo hacen la ortiga y el comino: resulta excelente el té de semillas de comino pues también ayuda a la producción de leche.

Feliz lactancia!

Según la comadrona Sra. Sara Notarantonio


Comentarios