Lactancia

Las principales posiciones para la lactancia

¿En qué posición comienzo a amamantar a mi bebé? ¿Por qué la lactancia es tan importante también para la mamá?

Ésta es una de las primeras preguntas que nos hacemos cuando nos convertimos en madres. El temor a lo nuevo y desconocido siempre nos asalta, y la lactancia materna no resulta una excepción y parece algo muy complicado cuando se ve desde fuera. Pero cuando una lo vive en primera persona, se da cuenta de que todo acaba siendo muy natural y que nuestro pequeño es un colaborador activo. Su instinto es muy poderoso y su reflejo de succión también!

Todas las enumeradas a continuación son posiciones válidas, no existe una mejor que las otras, pero sí existe la que mejor se adapta a nosotras y a nuestro hijo y con la que ambos nos sentimos cómodos.

Recordemos dos cosas importantes: es el bebé el que va hacia el pecho y no al revés, y la lactancia NO debe doler.

Si tienes dudas, siempre acude a la comadrona o asesora de lactancia en busca de ayuda. Una posición correcta implica una mejor aproximación al bebé, menos complicaciones (grietas, congestiones mamarias, mastitis) y una lactancia serena.

La primera vez que el bebé se aferre a tu pecho probablemente será justo después de dar a luz. El bebé acostado en tu regazo literalmente trepará hacia su pecho … ¡maravilloso momento en que apreciar el infinito poder del instinto!

¡Es una hermosa experiencia!

La posición semi-recostada.

Esta posición semi-reclinada puede ser útil después de una cesárea. También se recomienda en caso de producción y expulsión abundante de leche, pues evita que el bebé se atragante con el exceso de leche.

La posición de cuna

Es la posición más usada. La boca del bebé debe estar a la misma altura que el pezón.

Para mantener esta posición, puedes ayudarse con una banda de lactancia o un cojín específico de lactancia o no.

Posiciones tumbadas.

Muchas madres que han sufrido una cesárea o un desgarro importante durante el parto prefieren amamantar en una de estas 2 posiciones tumbadas al principio. Son posiciones que permiten a la madre descansar y, por lo tanto, a menudo se adoptan por la noche o al despertar

Una alternativa a una posición totalmente tendida es ésta, semi-sentada con el niño en la posición de cuna:

Alternativas sentadas.

Al sentarse, otras dos posiciones son la del abrazo transversal y la posición de “rugby” elegida para no dejar que el bebé pese sobre los puntos de la cesárea, por ejemplo. Útil incluso cuando el niño duerme y en caso de una importante producción y eyección de leche.

Una tercera posición es la del bebé sentado sobre las piernas de la madre.

También ésta es una posición favorable en caso de fuerte eyección de leche y en caso de reflujo gastroesofágico del recién nacido.

Resulta útil también cuando el niño está resfriado.

¿Tienes gemelos?

La lactancia de gemelos es, sin duda, un reto mayor. Si te decides por una alimentación alterna, se pueden utilizar todas las posiciones anteriores. Si quieres alimentarlos al mismo tiempo, aquí hay tres posiciones recomendadas.

En estos casos, una cojín de lactancia resultará muy útil:

En todos los casos, recurre a la comadrona, la enfermera de lactancia o los grupos de ayuda especializados en este tema, para cualquier duda o incluso para aprender, mejorar y disfrutar de la lactancia. La experiencia puede llegar a ser maravillosa y muy especial pero también muy dura sin la orientación que tu hijo y tú necesitéis.


Comentarios