Lo días fértiles también se pueden determinar mediante la posición del cérvix


He tardado en tratar este tema, porque es un método que nunca utilicé, pero he decidido incluirlo para completar la información sobre la determinación de los días fértiles.

Yo nunca llegué a utilizarlo y verificarlo porque no me parece un método práctico y tampoco higiénico. La práctica de controlar diariamente el estado del cérvix, además de ser fastidiosa, podría favorecer el desarrollo de infecciones aun limpiándose previamente las manos.

De todas formas este método podría ser útil sobre todo para las mujeres  que no perciban  el moco cervical o tengan poco.

 Las fluctuaciones hormonales que se verifican durante el ciclo sexual femenino (definido como el tiempo entre una menstruación y la siguiente) no sólo influyen en la temperatura basal y en la producción del moco cervical ,sino también en la posición del cérvix. Entender estas variaciones representan una herramienta más en la determinación de los días fértiles.

El cuello uterino es el punto de unión entre el útero y la vagina.

En los días NO fértiles el cérvix hace la función como la de un muro: el orificio está cerrado por un tapón de moco espeso y ácido que obstruye el camino a los espermatozoides, así como las bacterias y virus protegiendo el sistema sexual femenino desde infecciones.

Sin embargo,  en los días fértiles, el cérvix permite y favorece el paso de los espermatozoides hacia el útero, y desde aquí van a las trompas de Falopio para encontrar al óvulo expulsado tras la ovulación . En la fase de la ovulación el cérvix incrementa la producción de moco compuesto por un mayor porcentaje de agua. Este moco es menos ácido y por lo tanto menos hostil a los espermatozoides. Además su consistencia y textura orientan a los espermatozoides hacia el útero.

 En los días previos a la ovulación el cérvix se hace blando, abierto y más alto en el canal vaginal. En cambio, en los días siguientes a la ovulación vuelve a ser duro, cerrado y bajo.

El siguiente  dibujo muestra los cambios del estado del cérvix en el ciclo menstrual.

cervix

Para la evaluación del estado del cérvix  se requiere adoptar algunas precauciones, para la primera vez que hagamos esta evaluación , sería recomendable preguntar o hablar con un ginecólogo.

 Primero es fundamental limpiarse cuidadosamente las manos para evitar infecciones. Luego es importante encontrar la posición más cómoda para la inspección. Una vez encontrada la mejor posición es esencial utilizarla para las siguientes evaluaciones, para tener las mismas referencias. La mejor posición sería agachada con la espalda recta y las piernas dobladas.

Se tiene que introducir el dedo medio (¡cuidado con las uñas largas!) por la vagina hasta tocar el final del canal vaginal: allí se encuentra el cérvix.

Se tiene que introducir el dedo medio (¡cuidado con las uñas largas!) por la vagina hasta tocar el final del canal vaginal: allí se encuentra el cérvix.

Solo cerca de la ovulación el cérvix es blando a la palpación, alto, abierto y mojado (el moco cervical es transparente y elástico como lo puedes ver en esta foto)

En las otras fases del ciclo menstrual, el cérvix será duro, bajo y cerrado.

 Observando y evaluando conjuntamente los diferentes aspectos: el cérvix, el moco cervical  y la temperatura basal lograréis establecer con precisión vuestros días fértiles, siendo los tres estrechamente relacionados con la actividad ovárica ( resumido en la figura de abajo).

Check Also

Métodos anticonceptivos: ¿Cuáles usar para evitar el embarazo?

Existen diferentes métodos anticonceptivos para evitar el embarazo. Te explicamos cómo funcionan y cuáles son …

One comment

  1. Pingback: Anónimo

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 Avisar de nuevos comentarios

Añadir una imagen