Fertilidad

Cómo quedarse embarazada enseguida: 10 consejos para ayudarte a concebir

Si quieres quedarte embarazada, te habrás dado cuenta de que la web está llena de artículos y vídeos sobre el tema de cómo quedarse embarazada enseguida. Pero, ¿existen realmente trucos que permitan concebir rápidamente? Y si es así, ¿cuáles son?

Empecemos por señalar que no existe un método infalible para quedarse embarazada. En este artículo, sin embargo, veremos algunos buenos hábitos que pueden ayudar a mejorar la fertilidad y aumentar las posibilidades de concepción.

Por supuesto, estas sugerencias pueden no funcionar para todo el mundo. Por otro lado, es importante tener en cuenta que son muy pocas las parejas en las que el embarazo se produce tras uno o dos meses de intentos. En la mayoría de los casos, la concepción se produce dentro de los 12 meses siguientes a las relaciones sexuales dirigidas (es decir, en los días fértiles del ciclo).

1) Reservar una visita preconcepcional

Si usted y su pareja han decidido tener un hijo, lo primero que debe hacer para optimizar sus posibilidades de concepción es concertar una consulta preconcepcional con su ginecólogo.

Durante esta visita, el médico evaluará tu estado de salud y comprobará que no existen condiciones de riesgo que puedan afectar a tu fertilidad, al curso de tu embarazo y a la salud de tu bebé.

También te dará toda la información que necesitas para quedarte embarazada más rápido y empezar tu embarazo de la mejor manera posible.

2) Dejar de usar anticonceptivos

Para quedarse embarazada inmediatamente, dejar de usar los anticonceptivos puede parecer una sugerencia trivial. Sin embargo, lo que mucha gente no sabe es que puede tardar más tiempo en quedarse embarazada después de usar anticonceptivos, dependiendo del tipo utilizado.

Con la píldora, por ejemplo, generalmente se tarda de uno a tres meses en reanudar la ovulación con normalidad. En cambio, con un DIU medicado con progesterona (DIU hormonal), el revestimiento del útero debería tardar unos tres meses en volver a su estado anterior.

3) Aprender a reconocer la ovulación

Para quedarse embarazada, es necesario mantener relaciones sexuales durante el periodo fértil del ciclo menstrual, es decir, desde 4-5 días antes de la ovulación hasta el día siguiente.

Muchas mujeres utilizan nuestra calculadora de días fértiles para identificar este periodo. Sin embargo, esta herramienta no es un método infalible para identificar la ovulación.

Para aumentar las posibilidades de concepción, el uso de la calculadora debe ir acompañado de la observación de ciertas señales corporales que pueden ayudar a reconocer el momento de la ovulación:

  • Cambios en el moco cervical: las secreciones vaginales (denominadas médicamente moco cervical) cambian durante el ciclo menstrual y, en los días previos a la ovulación, se vuelven más abundantes y de color «blanco huevo», es decir, transparentes y fibrosas.
  • Cambios en la temperatura basal: si te mides la temperatura todos los días al levantarte (después de al menos 3 horas de sueño y antes de iniciar cualquier actividad), en el momento de la ovulación se produce una subida gradual o repentina de unas décimas de grado. La temperatura se mantiene alta hasta el inicio de la menstruación y luego vuelve a bajar.

Además, los test de ovulación son una ayuda más para reconocer el periodo fértil.

4) Intenta tener relaciones sexuales frecuentes (¡pero no demasiado frecuentes!).

Para favorecer la concepción, algunas parejas tienen relaciones sexuales exclusivamente en los días fértiles. De hecho, se ha observado que la abstinencia de más de 5 días reduce la cantidad de espermatozoides presentes en el líquido seminal.

Al mismo tiempo, mantener relaciones sexuales todos los días durante el periodo fértil también puede afectar negativamente al recuento de esperma y hacer que el líquido seminal sea menos fértil.

Según los expertos, para aumentar las posibilidades de quedarse embarazada, debes mantener relaciones sexuales en días alternos durante la semana de la ovulación, tras un periodo de abstinencia de 2 a 5 días.

Sin embargo, ten cuidado: planificar las relaciones de forma demasiado estricta puede hacer que el sexo sea poco espontáneo e incluso estresante.

Por esta razón, especialmente al principio de la investigación, puede ser aconsejable evitar demasiados cálculos y tener relaciones sexuales unas 2 o 3 veces por semana (preferiblemente en días alternos).

5) Mejore su dieta

¿Qué tipo de dieta puede ayudarte a quedarte embarazada más fácilmente? Los expertos recomiendan la clásica dieta mediterránea, rica en frutas y verduras. En particular, no deben faltar en la mesa alimentos ricos en hierro y vitaminas, con especial atención al folato.

También se recomienda tomar un suplemento de ácido fólico antes de la concepción a todas las mujeres que deseen quedarse embarazadas para reducir el riesgo de malformaciones congénitas del feto.

Además, beber mucho puede mejorar la calidad del moco cervical. El consumo de alcohol debe limitarse, ya que su exceso reduce la producción de hormonas sexuales.

Por último, para conseguir un embarazo más fácil y promover un embarazo más saludable, es importante controlar el peso corporal, evitando ganar peso o perderlo en exceso.

6) Seguir un estilo de vida saludable

En primer lugar, ¡deja de fumar! Fumar aumenta el riesgo de infertilidad, además de suponer un peligro para el éxito del embarazo. Las madres que fuman tienen un mayor riesgo de embarazo extrauterino, aborto y parto prematuro.

Por otro lado, el ejercicio regular ayuda a mantener una buena salud general y reproductiva. Sin embargo, tenga cuidado de no excederse: una actividad deportiva excesiva puede tener efectos negativos en el equilibrio hormonal.

Por último, hay que evitar el contacto con productos químicos nocivos, como los pesticidas: el uso doméstico de estas sustancias para la jardinería puede provocar infertilidad, así como malformaciones fetales y partos prematuros.

7) Evitar el estrés

Cada vez son más los estudios que muestran cómo las situaciones de estrés relacionadas con el estilo de vida o las condiciones de trabajo pueden afectar negativamente a la fertilidad.

En particular, el estrés y la falta de sueño adecuado pueden alterar la ovulación y el ciclo menstrual, reduciendo las posibilidades de quedarse embarazada rápidamente.

8) No descuidar las infecciones

Algunas enfermedades del aparato reproductor, si no se tratan adecuadamente, pueden complicar y comprometer la fertilidad. Entre las infecciones que pueden dificultar la concepción se encuentran algunas enfermedades de transmisión sexual, como la clamidia y la gonorrea.

Por lo tanto, si experimenta ardor íntimo o flujo maloliente, no dude en ponerse en contacto con su ginecólogo.

9) Evitar los lubricantes tóxicos para el esperma

Algunos lubricantes comerciales contienen sustancias perjudiciales para los espermatozoides. Si desea utilizar uno de estos productos, asegúrese de elegir uno adecuado que no contenga ingredientes con efecto espermicida: si es necesario, puede pedir consejo a su ginecólogo.

10) Elige tu posición sexual preferida

La creencia de que determinadas posturas aumentan la probabilidad de quedarse embarazada enseguida es un falso mito. Así que dé rienda suelta a su imaginación sin demasiadas restricciones y prefiera las posiciones que le resulten más placenteras. Recuerda que el orgasmo femenino va acompañado de contracciones del cuello uterino, que pueden favorecer que los espermatozoides suban por las trompas y se fecunden.

No puedo quedarme embarazada: ¿cuándo debo empezar a preocuparme?

Si el embarazo no llega después de un año de intentos dirigidos (o 6 meses en el caso de las mujeres mayores de 35 años), sería una buena idea pedir más investigaciones para comprobar que no hay ninguna condición particular que pueda dificultar la concepción.