Fertilidad

La Fase Lútea y sus problemas

La fase lútea (luteal o fase secretora) es el intervalo de tiempo entre la ovulación y el sangrado vaginal de la siguiente menstruación. Suele durar entre 11 y 16 días. Tras la expulsión del óvulo, el folículo vacío es estimulado por la hormona luteinizante (LH) y se convierte en un pequeño “quiste” llamado cuerpo lúteo.

ciclo menstrual regular EyF

Cálculo de los días fértiles: conocer la fase lútea permite definir con más exactitud el día de la ovulación, por consiguiente los días fértiles. Si la conoces, la puedes utilizar en la calculadora.

La función del cuerpo  lúteo es producir progesterona que a su vez juega 3 funciones fundamentales, que  son:

  • Promueve la formación de  glándulas y vasos sanguíneos para alimentar al embrión, engrosando el endometrio.

  • Inhibe la producción de FSH (hormona foliculoestimulante) y LH (hormona luteinizante).

  • Aumenta medio grado la temperatura basal de la mujer, elevando la temperatura en el útero, haciéndolo más acogedor para el óvulo fecundado.

Trastornos de la fase Lútea

Un trastorno de esta fase “post-ovulación”,  se debe a un desequilibrio hormonal y determina una cierta dificultad para concebir, es la deficiencia de la fase lútea. En estos casos la fase lútea dura menos de 10-11 días , esto provoca que el endometrio no pueda desarrollarse en manera adecuada para la acogida del embrión.

Existen dos disfunciones principales que producen la insuficiencia de la fase lútea:

  • La producción de progesterona es normal como cantidad, pero el cuerpo lúteo permanece biológicamente viable por menos de 10-11 días

  • El cuerpo lúteo permanece viable por un tiempo adecuado pero la producción de progesterona es baja con respecto los niveles normales

Ambas circunstancias tienen la misma consecuencia:  la fecundación puede tener lugar pero el embrión no encuentra las condiciones aptas a su implantación.

La insuficiencia lútea está causada por desequilibrios hormonales.

La diagnosis se puede establecer utilizando dos métodos: la biopsia endometrial, realizada 11-13 días después de la ovulación y el análisis de los niveles de progesterona en la sangre. La medida de la progesterona por medio de una analítica de sangre es el método más utilizado, siendo el menos invasivo. Para comprobar la fiabilidad de los resultados es recomendable repetir el análisis para los dos o tres ciclos siguientes. La terapia se basa en la suministración de progesterona en la segunda mitad del ciclo menstrual.

Los trastornos de la fase lútea, como lo de la ovulación, causan ciclos menstruales irregulares, es decir ciclos menstruales de menos de 21 días o más de 35. En el caso tengas ciclos irregulares es importante consultar a un médico, para entender la causa y solucionar el problema.

También te podrían interesar