Embarazo

Urocultivo en embarazo: positivo o negativo?

¿Cuándo se realiza un examen de urocultivo de orina en el embarazo y por qué? ¿Cuáles son los riesgos de un resultado positivo y qué se puede hacer para evitarlos? El cultivo de orina es la principal prueba para diagnosticar las infecciones urinarias.

Este análisis busca las bacterias en la orina, las identifica y permite identificar el antibiótico más adecuado para eliminarlas, mediante el llamado “antibiograma”.

¿Por qué se realiza un cultivo de orina en el embarazo?

Debido a los cambios físicos y hormonales que acompañan al embarazo, las futuras madres tienen un mayor riesgo de desarrollar infecciones del tracto urinario, que a veces pueden ser completamente asintomáticas (esto se llama bacteriuria asintomática). Por esto en un urocultivo puede “salir” con mayor probabilidad si estoy embarazada .

Dado que estas infecciones, si se ignoran, pueden empeorar y afectar negativamente a la salud de la madre y el niño, es importante realizar revisiones periódicas para descartar la presencia de bacterias potencialmente peligrosas en las vías urinarias. Además de la normalidad del examen de orina el ginecólogo o la matrona prescribirán un cultivo de orina.

Urocultivo en embarazo positivo: ¿qué hacer?

El resultado de la prueba debe ser comunicado al médico o al ginecólogo, que también lo interpretará en función de los síntomas presentes y de los resultados del análisis de orina.

Si el cultivo de orina ha detectado la presencia de bacterias potencialmente peligrosas, el resultado se denominará “positivo”. Esto suele indicar que existe una infección urinaria, que deberá ser tratada con una medicación adecuada y compatible con el embarazo.

Para ello, el médico o el ginecólogo prescribirá una terapia antibiótica específica para eliminar las bacterias responsables de la infección (basándose en los resultados del antibiograma). Además, pueden recomendar el uso de suplementos.

Sin embargo, en ausencia de síntomas y/u otras anomalías en el análisis de orina, el profesional puede solicitar un nuevo cultivo de orina de confirmación.

Los riesgos de un cultivo de orina positivo en el embarazo

Si el resultado es positivo, es importante esperar las indicaciones del médico y no tomar antibióticos por iniciativa propia, ya que algunos de estos fármacos pueden ser perjudiciales para el feto o perjudicar la evolución del embarazo.

Pero al mismo tiempo, es esencial seguir escrupulosamente las terapias prescritas, que el médico elegirá con la máxima seguridad para la madre y el niño.

Hay que tener en cuenta que una infección no curada o no tratada adecuadamente (por ejemplo, suspendiendo el antibiótico antes de tiempo o reduciendo la dosis recomendada) podría empeorar y tener graves consecuencias para el curso del embarazo, aumentando el riesgo de parto prematuro y otras complicaciones.

¿Cuándo se realiza un urocultivo en embarazo?

El cultivo de orina suele solicitarse de forma rutinaria durante la primera visita obstétrica (junto con el examen de orina para excluir la presencia de bacteriuria asintomática).

Luego, dependiendo de la situación concreta, el ginecólogo o la matrona pueden prescribirlo varias veces durante el embarazo, como control periódico o en caso de síntomas sospechosos, como por ejemplo:

  • dificultad para orinar
  • micción frecuente, es decir, la necesidad de orinar a menudo
  • ardor o dolor al orinar
  • fiebre
  • orina turbia o con mal olor

Estas quejas pueden indicar el desarrollo de una cistitis u otras infecciones urinarias.

Por último, el cultivo de orina suele solicitarse cuando el análisis de orina revela cantidades significativas de bacterias, glóbulos rojos o blancos en el sedimento, lo que podría indicar una infección en curso.

¿Cómo se realiza el cultivo de orina?

Para realizar un análisis de cultivo de orina, hay que recoger unos 10-20 cc de orina por la mañana, justo después de levantarse, en un recipiente estéril de recogida de orina (disponible en farmacias o supermercados).

Antes de tomar la muestra, es importante lavarse bien las manos y los genitales con un detergente suave.

La recogida sólo debe incluir la llamada “micción intermedia de la orina”, es decir, la parte central. Por esta razón, tanto el primer chorro como las últimas gotas deben descartarse. Así es como hay que proceder:

  • empezar a orinar con normalidad
  • mantener el flujo y abrir el contenedor estéril
  • reanudar la micción en el recipiente, evitando tocar el interior del mismo
  • detener de nuevo el flujo y cerrar el recipiente
  • deja de orinar normalmente

La muestra de orina recogida debe mantenerse a temperatura ambiente y entregarse al laboratorio en un plazo de 2 horas. También puede guardarse en el frigorífico hasta 12 horas.

¿Cuánto cuesta el urocultivo en embarazo?

El análisis de cultivo de orina forma parte del servicio nacional de salud. Forma parte de los exámenes gratuitos durante el embarazo que se pueden hacer con el Servicio Nacional de Salud. Sin embargo, para obtener la exención, la prueba debe realizarse en un centro público o afiliado. Además, es importante que la receta especifique el código M + la semana de gestación (o el código M50 en el caso de un embarazo de alto riesgo).

Fuentes