Embarazo

Implantación: qué es, cuándo se produce cuáles son los síntomas

La implantación, también llamada nidación o anidación, es el momento en que el óvulo fecundado implantado en la pared uterina inicia el embarazo. Pero, ¿cuántos días después de la concepción se produce y cuáles son los síntomas más comunes? Veamos todo lo que necesitas saber sobre esta importante etapa inicial del embarazo.

¿Qué es el implante y cuánto dura?

Tras la fecundación, la unión del óvulo y el espermatozoide forma una nueva célula, el cigoto, que inicia un viaje de unos 3-4 días a través de la trompa de Falopio hasta llegar al útero.

Durante este viaje, el cigoto se divide en un número creciente de células idénticas hasta convertirse en un conjunto celular (llamado blastocisto), que dará lugar al embrión.

Uno o dos días después de llegar al útero, el blastocisto ya no tiene reservas de energía para continuar su desarrollo, por lo que comienza a “adherirse” a la pared uterina para recibir el alimento que necesita para seguir creciendo: comienza la fase de implantación, que dura unos 7 días.

¿Cómo se produce la implantación?

El proceso de anidación se desarrolla básicamente en tres etapas, en las que el blastocisto

  1. se apoya en la pared interna del útero (que se llama endometrio);
  2. se adhiere a la superficie, que cambia en un determinado periodo del ciclo para favorecer su adhesión;
  3. cava” un nido en el interior de la pared interna (el endometrio), que lo alojará y le proporcionará el oxígeno y el alimento que necesita para seguir desarrollándose.

¿Cuándo se produce la implantación?

La implantación (o anidación) de los blastocitos comienza entre el día 5 y el 7 después de la ovulación y suele completarse alrededor del día 13-14 después de la concepción.

¿Qué es la ventana de implantación?

La ventana de implantación es el breve periodo de tiempo en el que el endometrio reúne las condiciones óptimas para la anidación. Durante esta fase, la superficie interna del útero cambia para permitir que el blastocisto se adhiera más fácilmente.

Este intervalo dura unos días y se sitúa entre el 5º y el 9º día después de la ovulación (5-9 PO – Post Ovulación).

¿Cuáles son los síntomas de la implantación?

La anidación es un proceso muy delicado que va acompañado de muy pocos síntomas, que no aparecen en todas las mujeres y que a menudo no se notan o se confunden con el síndrome premenstrual. Veamos cuáles son los más comunes.

  • Pérdidas de implantación: se trata de un ligero sangrado que aparece entre 10 y 14 días después de la concepción. Estas pérdidas también se denominan manchas y suelen ser de color rosado o marrón. En raras ocasiones, pueden presentarse con un sangrado más abundante, que puede confundirse con la menstruación, retrasando así el momento de la prueba de embarazo. Es importante destacar que las pérdidas de implantación sólo se producen en el 30% de las mujeres embarazadas y que su ausencia no significa que la implantación haya fracasado.
  • Calambres uterinos: la implantación no suele ser dolorosa, pero puede ir acompañada de calambres o dolor abdominal, que suelen interpretarse como un síntoma premenstrual normal.

Además, las mujeres que utilizan el método de la temperatura basal para ayudar a la concepción (o con fines anticonceptivos) pueden observar:

  • un nuevo aumento de la temperatura basal (un segundo paso después del que se produce inmediatamente después de la ovulación) que se produce entre 7 y 10 días después de la confirmación de la ovulación (7-10 PO).
  • el llamado Calor de implanto: es un descenso notable de la temperatura basal que dura sólo un día (o como mucho dos) y que se produce unos 5-10 días después de la ovulación (5-10 PO).

¿Cuándo comienza la producción de la hormona beta HCG?

La producción de la hormona del embarazo no comienza hasta después de la implantación en el útero. Su objetivo es estimular el cuerpolúteo (lo que queda del folículo tras la expulsión del óvulo maduro) para que produzca altas cantidades de progesterona, la hormona que mantiene relajada la pared uterina.

¿Cuándo hay que hacerse la prueba de embarazo?

Las pruebas de embarazo funcionan detectando la presencia de beta HCG en la sangre o la orina. Un análisis de sangre de beta HCG puede detectar el embarazo tan pronto como 6-7 días después de la presunta concepción.

Sin embargo, para las pruebas de embarazo caseras normales, sería mejor esperar hasta el primer día de retraso de la menstruación, si la mujer tiene un ciclo regular o conoce el momento de la ovulación.

¿Y si el ciclo es irregular? En este caso, es aconsejable esperar unos días más o repetir la prueba entre 4 y 10 días después, teniendo en cuenta la duración media del ciclo menstrual.

Para obtener un resultado más fiable, las pruebas de embarazo caseras deben realizarse por la mañana nada más levantarse: la primera orina del día es más concentrada y permite detectar la hormona beta HCG con mayor fiabilidad.