Fertilidad

¿Cómo mejorar la calidad del moco cervical?

El moco cervical (flujo vaginal) es una sustancia viscosa y fibrosa que se encuentra en el interior de la vagina y que es producida por las células del cuello uterino bajo el estímulo de las hormonas ováricas.

Su función es normalmente proteger el útero y las trompas de Falopio de las infecciones, pero durante los días fértiles del ciclo sufre ciertos cambios que facilitan el movimiento de los espermatozoides hacia el útero y aumentan su supervivencia. Además, durante el embarazo, se vuelve más espesa y se acumula en la entrada del cuello uterino, formando el llamado tapón mucoso, que servirá para proteger al feto durante toda la gestación.

Moco cervical y días fértiles

El moco cervical desempeña un papel muy importante para saber qué días son fértiles. La observación de sus características y cambios durante el ciclo menstrual es un método científicamente reconocido para controlar la fertilidad y la ovulación.

En pocas palabras, los días más fértiles se caracterizan por una secreción elástica, fibrosa y acuosa y una sensación de humedad en la vagina, similar a la observada durante la menstruación; los días menos fértiles son aquellos en los que el moco es pegajoso y opaco; los días infértiles van acompañados de una baja producción de moco cervical y una sensación de sequedad en la vagina.

Dado que los espermatozoides son capaces de desplazarse con facilidad a través del moco fértil, fibroso y elástico, mantener relaciones sexuales cuando se aprecian estas características aumentará las posibilidades de concepción.

Por supuesto, entender los cambios en la mucosidad durante el ciclo menstrual y, por tanto, saber cuándo se es más fértil, requiere cierto “entrenamiento”.

Además, el moco cervical puede verse afectado por una serie de factores que pueden dificultar su observación, como las infecciones, la lactancia o la toma de medicamentos (incluido el clomifeno, que se utiliza para estimular la ovulación).

En cualquier caso, la imposibilidad de controlar el moco cervical por no sentir la sensación de humedad que suele acompañar a los días fértiles y la presencia de sequedad vaginal constante deben ser siempre comunicadas a tu ginecólogo para descartar cualquier problema e identificar los remedios más adecuados.

Cómo mejorar la calidad del moco cervical

Muchas de las sugerencias que se encuentran en Internet para mejorar la calidad del moco cervical no son científicamente fiables. Por lo tanto, intentar aplicarlos por su cuenta sin apoyo médico puede ser una pérdida de tiempo.

Dicho esto, veamos los métodos más recomendados para mejorar las propiedades del moco cervical fértil.

Hidratación

De todas las sugerencias que se hacen para aumentar la producción y la elasticidad del moco cervical (para convertirlo en un “caldo de cultivo” para los espermatozoides), el mejor consejo es simplemente “beber más agua”. De hecho, aunque no hay pruebas directas de que esta estrategia funcione, es sin duda el método más lógico y sensato.

En los días más fértiles, el moco tiene aproximadamente un 96% de agua y esto se ha relacionado con una mayor probabilidad de embarazo en las pruebas. Por lo tanto, para ayudar a la concepción, es aconsejable beber regularmente para contrarrestar la deshidratación. Por otra parte, la ingesta de una cantidad adecuada de líquidos es una indicación útil del bienestar general y diario, independientemente de la fertilidad.

Aceite de onagra

La teoría detrás del uso de este aceite para mejorar la calidad del moco cervical tiene que ver con los ácidos grasos que contiene. El aceite de onagra es rico en ácido gamma linolénico, que parece favorecer la producción de prostaglandinas, lo que hace que el moco sea más “acogedor” para los espermatozoides.

Lamentablemente, hasta la fecha ningún estudio ha demostrado una relación entre las prostaglandinas y el moco cervical en los días fértiles, y no se han realizado pruebas a largo plazo sobre la ingesta de este aceite. Por lo tanto, de momento, el aceite de onagra debe considerarse un remedio popular no respaldado por pruebas médicas. Si se decide a tomarla, también es importante utilizarla sólo durante períodos cortos para evitar el riesgo de efectos secundarios.

Jarabe para la tos

Para mejorar la calidad del moco cervical, también se ha propuesto el uso de fármacos mucolíticos y expectorantes a base de guaifenesina.

De nuevo, sin embargo, no hay pruebas científicas sólidas sobre la eficacia de esta práctica. Además, para evitar los efectos negativos sobre la mucosa (por ejemplo, debido a la presencia de antihistamínicos entre los ingredientes) o, peor aún, la aparición de efectos secundarios siempre es aconsejable evitar tomar estos medicamentos sin consultar previamente a su médico.